EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Crónica Personal

La prueba del algodón

Las declaraciones de Torrent son siempre papel mojado porque están amparadas por la libertad de expresión

El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, tras visitar a Junqueras en la cárcel, ha declarado que "la prueba del algodón" de la democracia española se verá este viernes cuando la Fiscalía haga pública su posición sobre los políticos independentistas que cumplen prisión provisional por los supuestos delitos de rebelión, sedición y malversación.

Va a ser que no. La prueba del algodón para medir el nivel de talante democrático de los independentistas como Torrent será comprobar si están dispuestos a cumplir la ley y si respetan a la separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. Lo que significa que el señor Torrent y quienes militan en el independentismo están obligados a aceptar las decisiones judiciales, por mucho que les incomoden. Deben permitir trabajar a los profesionales de la Justicia en libertad, de manera que este viernes nadie cuestione el escrito de acusación de la Fiscalía cuando sea presentado. Torrent ha ido aún más lejos al decir que de ese escrito de la Fiscalía se deducirá si el Gobierno está dispuesto a dar pasos para la desjudicialización del conflicto.

Es el presidente del Parlamento catalán el que no pasaría con éxito la prueba del algodón de talante democrático. Sólo acepta las reglas de juego por miedo, de ahí que cada vez que se ve obligado por su partido a tomar una decisión que podría ser ilegal, Torrent busca el vericueto que impida tomarla; o, más expeditivo aún, clausura el Parlament el tiempo que haga falta, meses, para que los independentistas no aprueben ninguna declaración que choque con la ley y con la Constitución y él acabe igual que sus compañeros de partido que se encuentran en prisión o se han fugado de España para impedir que llegue hasta ellos la larga mano de la Justicia. Cobardía se llama a eso, porque las declaraciones de Torrent son siempre papel mojado legalmente porque están amparadas por la libertad de expresión, pero no se concretan en hechos, por si acaso los jueces y fiscales actúan para defender la ley.

Hoy será conflictivo. Los independentistas preparan las armas y también algunos que no lo son, como En Comú y Podemos, que se mueven tan bien en la ambigüedad. No ayuda la actitud del Gobierno y del PSOE, con destacados dirigentes haciendo declaraciones que suponen una total injerencia en el trabajo de quienes imparten justicia.Los movimientos que se han advertido en los últimos meses son inquietantes, de falta de respeto a las actuaciones de jueces y fiscales. Afortunadamente, hasta ahora no se han dejado influir por presiones inadmisibles en un Estado de Derecho.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios