Marcaje estrecho

La oportunidad del escudo

EL pasado lunes, en este su periódico independiente del Campo de Gibraltar y en los otros ocho diarios del Grupo Joly, el catedrático de Derecho Internacional Pablo A. Fernández Sánchez diseccionaba las consecuencias militares respecto a la base de Gibraltar de la elección de Rota, como sede del escudo antimisiles en apoyo del sistema de defensa de la OTAN.

Sus opiniones enlazan con la petición que, pocos días después de conocerse la elección de la base conjunta de Rota hizo el ex ministro británico y parlamentario Denis Mac-Shine, quien instaba al Ejecutivo de Londres a dialogar con Madrid sobre el contencioso del Peñón después de que España, opinó, se haya convertido en el mayor aliado de EEUU.

Efectivamente, el acuerdo entre Estados Unidos y España para que la base roteña albergue la flotilla de defensa más relevante del sur de Europa abre a mi juicio una nueva oportunidad de relanzar, en términos adecuados, las conversaciones para erradicar la última realidad colonial del continente.

En la permanencia de este anacronismo, el factor militar ha sido siempre decisivo, especialmente en el último siglo. La base aeronaval de Gibraltar ha sido un obstáculo insalvable muchas veces a la hora de negociar una salida del conflicto. Muchos expertos sobre este tema -yo ni lo soy ni lo pretendo- me aseguran incluso que el estamento militar británico ha torpedeado muchas veces los avances que se han ido intentando en las últimas décadas. Pero la realidad militar de hoy en nada se parece a la de antaño. La política del diálogo a tres en pie de igualdad -ya lo he dicho muchas veces- ha fracasado, al menos desde la perspectiva española. Para Gibraltar ha sido otra cosa.

Creo que el nuevo Gobierno que salga de las urnas el 20-N, sea del signo que sea, debería aprovechar la oportunidad que ofrece el escudo antimisiles para relanzar el Proceso de Bruselas: un diálogo bilateral que tenga en cuenta la sensibilidad local, a ambos lados de la Verja, eso sí, y no sólo desde ella hasta Punta Europa. De igual manera, en diciembre habrá nuevo Ejecutivo en el Peñón, donde las encuestas también anuncian relevo, aunque la oposición es también contraria a asumir la realidad: Gibraltar espera desde hace más de 40 años su descolonización.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios