Obituario

Paco Guerrero

Fotoperiodista

Alberto Galán Viñas, hasta siempre

Hoy estoy triste por tu marcha, pero a la vez sonrío porque tuve la suerte de conocerte

Alberto Galán. Alberto Galán.

Alberto Galán. / Erasmo Fenoy

La A de UFCA se ha ido, pero no nos ha abandonado. Deja buenas semillas, pero su hueco es muy grande y será difícil de llenar. Día triste para todos los que amamos el mundo de la instantánea, porque hablar de fotografía aunque sea en minúsculas es decir Alberto Galán en mayúsculas, un soñador que llevó el nombre de Algeciras al mapamundi de la imagen, de la innovación, de romper los típicos clichés y estereotipos establecidos, de apostar por la juventud y de apuestas arriesgadas pero que triunfaron, de salirse del mundo de los concursos, pero el tiempo le dio la razón en sus apuestas.

Se va un buen tipo, el mejor compañero para Mari, un gran padre y buen hijo. Se va mi amigo, gracias a él entre allá por 1999 a formar parte de la plantilla de fotógrafos de Europa Sur, eternamente agradecido. Los recuerdos acuden a mí a galope en estos momentos. Los cafés en la Peña Miguelín, las charlas en la sede por las tardes de invierno, sus consejos, su forma de entender la vida, mis visitas para verle y charlar en la Oficina de Turismo de La Línea...

Había periodos que no nos veíamos en semanas, pero él siempre estaba cuando volvía. Me lo imagino ya por ahí, donde quiera que haya ido, hablando y discutiendo con Alexis y Pedro Majuelos, seguro.

No es justa esta hijoputada de la vida, no lo es. Hoy estoy triste por tu marcha, pero a la vez sonrío porque tuve la suerte de conocerte.

Como dijo Mario Benedetti: “Se oyen pasos de alguien que no llegará nunca…”. En todos los rincones de UFCA se seguirán para siempre escuchando los tuyos.

Alberto Galán Viñas, hasta siempre.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios