En tránsito

El enemigo

El antisemitismo no sólo echa raíces entre la extrema derecha. La extrema izquierda también va bien servida de odio a los judíos

En la época anterior a las redes sociales, una pequeña concentración de apoyo a la División Azul habría tenido una repercusión mínima. Pero ahora, gracias a Twitter, esa concentración ha tenido una resonancia inusitada. Y la chica de 18 años que pronunciaba un discurso violetamente antisemita ha pasado a ser una estrella mediática (esperemos que fugaz) en menos de un día. Por lo que he visto, esa chica se presentaba en Instagram como una adolescente que se dedica a hacer morritos. Pero luego la hemos visto en la concentración diciendo barbaridades como esta: "El enemigo siempre va a ser el mismo, aunque con distintas máscaras: el judío. El judío es el culpable y la División Azul luchó por ello". Y no parecía fingir.

Me pregunto qué sabrá esta chica acerca de la División Azul, que es un episodio bastante poco conocido de nuestra historia. Y me pregunto qué sabrá acerca de los judíos que no haya leído en algún chat desquiciado de la ultraderecha tipo QAnon. ¿Ha hablado alguna vez con un judío? ¿Se ha tomado una cerveza con alguien que sea judío? ¿Sabe lo que ocurría en Europa cuando la División Azul combatía en la Rusia Soviética "contra el bolchevismo", como decía la propaganda de la época? ¿Ni siquiera ha oído hablar de La lista de Schindler?

Podemos imaginar que esta chica padece algún trastorno psicológico y no ha sabido cómo combatirlo más que apuntándose a la primera teoría estrafalaria que ha conocido. En Cataluña probablemente habría acabado haciéndose indepe, y tal vez en otros sitios habría acabado integrándose en un grupúsculo de la extrema izquierda, que es igualmente antisemita, sólo que lo disimula mejor. El Partido Laborista británico de Corbyn, por cierto, era bastante antisemita para complacer a sus votantes paquistaníes del norte de Inglaterra. Y no hablemos del antisemitismo del islamismo radical. Lo digo porque el antisemitismo no sólo ha echado raíces entre la extrema derecha. La extrema izquierda también va bien servida de odio a los judíos, a los que identifica con el capitalismo opresor y el Estado de Israel invasor de Palestina.

Lo malo de esta erupción de ultraderechistas delirantes es que nos pilla en un momento de erupción de ultraizquierdistas delirantes. Y cada vez nos vamos pareciendo más a aquellos tiempos en que la División Azul se fue a combatir a Rusia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios