Tiempo corto

Luis Alberto del Castillo

Cronista oficial de Algeciras

Casi un siglo de tomadura de pelo

Repasando papeles, libros y artículos, he vuelto a aquel lejano 11 de diciembre de 1926, en la primera del periódico algecireño Lábaro Hispano, que bajo el título La Compañía de los Ferrocarriles Andaluces frente a Algeciras*, publicaba y vuelvo a leer con dolor, que hoy estamos inmersos en las mismas lamentaciones y que nadie nos hace caso.

Han cambiado los nombres, los políticos, los intereses de antiguas bolsas de ricos accionistas frente al bolsillo humilde de la paciente ciudadanía. Es una lucha sórdida, que no ha cesado, no ha fallado nunca en cien años, defendiendo desde sus últimas trincheras los desesperados intentos de este pueblo de Algeciras y su comarca, que ha elegido ser digno retrato de Europa, empadronado de una vez por todas en el catálogo de pueblos cultos, artistas y sociales, con un puerto, el más importante como eje geoestratégico, con un comercio digno y próspero, el más grande de España desde Huelva a Rosas.

Tal vez sea llegado el momento de abandonar la vieja peluquería e ir en comisión , ya que los señores que hemos elegido en Andalucía y en Madrid no tienen ni tiempo ni ganas de aportar por aquí: repito, ir a verles a sus sedes y darles la lata con las aspiraciones de nuestras gentes. ¡¡Ya estamos hartos de sonar en el panorama nacional sólo como narcotraficantes a bordo de costosas naves ultrarrápidas!!

Estamos cansados de tantos condes de Guadalhorces y Compañías. Es hora ya de ventilar en la Corte y en el Ministerio que corresponda cuanto hay de cierto en dicho proyecto ferrocarrilero para que el país sepa a qué atenerse de una vez por todas.


*Historia de Algeciras, Tomo 2, página 301. Cádiz, 2001.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios