Tribuna libre

Miguel Alconchel

Alcalde de Los Barrios

El Campo de Gibraltar existe, pero nos ignoran

El maltrato con nuestra zona durante décadas ha sido una constante con gobiernos socialistas y populares

El alcalde de Los Barrios, Miguel Alconchel. El alcalde de Los Barrios, Miguel Alconchel.

El alcalde de Los Barrios, Miguel Alconchel. / E.S.

El Campo de Gibraltar existe, pero nos ignoran. Esta frase podría resumir el trato que nuestra comarca recibe en los Presupuestos Generales del Estado para 2021. Nada nuevo, ya que el maltrato con nuestra zona durante décadas ha sido una constante con gobiernos socialistas y populares. A esto se suma una sociedad adormecida, o mejor dicho una ciudadanía cansada de tantas promesas y anuncios de inversiones, que luego se quedan en papel mojado. 

Nada sabemos del plan específico de inversiones para el Campo de Gibraltar dotado con cerca de mil millones de euros, según anunciara el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, diputado por aquel entonces por Cádiz. Maldita hemeroteca. Un plan que recogía numerosas medidas en beneficio de la zona e involucraba a ocho ministerios. Toda una carta a los Reyes Magos de Oriente, que nunca llegó y me atrevo a decir que ni llegará.

Hace unos días conocíamos las partidas destinadas a nuestra comarca y veíamos como una vez más recibíamos las migajas. Estábamos expectantes, pero una vez más nos dejaron con la miel en los labios. Apenas 35 millones de euros para las obras de construcción del tramo Algeciras-Bobadilla. Días más tarde, el Gobierno a través de una nota de prensa del Ministerio de Hacienda nos lanzaba un nuevo mensaje de esperanza: “Los Presupuestos Generales del Estado contemplan 300 millones para la Algeciras-Bobadilla”. De un día para otro aparecía la partida millonaria, imagino que para acallar las críticas y contentar a los dirigentes socialistas de la comarca. Horas antes algunos de forma valiente y dejando el interés partidista criticaban esta falta de inversiones.

Es verdad que la esperanza es lo último que se pierde, pero cada vez nos queda menos. El tema del tren es un claro ejemplo de que, cuando no hacen lo que dicen, los políticos recurren a las excusas. Más de 20 años de excusas son los que llevan aguantando los ciudadanos de esta comarca. Bendita paciencia o una sociedad adormecida. Imagino que una mezcla de ambas.

Este abandono ha generado unas cifras elevadas desempleo y un deterioro social, provocado por la desidia de las distintas administraciones durante décadas. Está claro que algo estaremos haciendo mal los políticos de la comarca.

Las inversiones públicas en infraestructuras, en materia educativa o de formación para el empleo han brillado por su ausencia. Solo han llegado promesas y promesas y alguna que otra migaja.Tras el encuentro de alcaldes del pasado jueves, volvemos a mostrar esa unidad para reclamar esas infraestructuras del transporte claves para el desarrollo económico y social del Campo de Gibraltar como la línea ferroviaria Algeciras-Bobadilla. Queremos un tren de altas prestaciones para el puerto más importante de España y para uno de los polos químicos e industriales más relevantes de nuestro país.

No hay más tiempo. La comarca y su ciudadanía no pueden esperar más. Esas transformaciones sociales, económicas y empresariales que permitan cambiar el rumbo de nuestra comarca deben de producirse ya. Todos tenemos un grado de responsabilidad. Nosotros solos no podemos salir de esta situación. Solo pedimos mayor responsabilidad política y que no nos engañen más. Nuestros ciudadanos no se lo merecen.

Por eso a los que no estamos en los grandes trasatlánticos políticos como el PSOE o el PP, solo nos queda pedirles a los ciudadanos que reaccionen. Que despierten de su letargo provocado por esa epidural permanente, que los grandes partidos inyectan año tras año con promesas que se esfuman de una manera indolora. Nuestra comarca necesita un conjunto de políticos “de altura”, capaces de hacer frente a cualquier reto por complicado que sea y sobre todo de reclamar esas inversiones que marcarán nuestro desarrollo. Los próximos años tienen que ser interesantes para el Campo de Gibraltar.

No existen tantas comarcas en España donde invirtiendo tan poco, se pueda devolver tanto. Vamos a aprovecharlo. Existe todavía una incertidumbre sobre el devenir de los próximos meses por culpa de esta pandemia del Covid19, pero no es excusa para demandar lo que nuestra comarca necesita. Es la hora del Campo de Gibraltar. Es el momento de reaccionar. Tenemos que tomarnos en serio esta oportunidad. Es la hora de hacer mejor las cosas. Y de hacerlas juntos. La pregunta para nuestros vecinos y vecinas y para los ostentamos una responsabilidad política sería: ¿Queremos ser espectadores o protagonistas en el futuro que nos llega? Es una mera cuestión de sensibilidad y de justicia

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios