Al sur del sur

Javier Chaparro

jchaparro@grupojoly.com

175 años de servicio

"En los cuatro años que Núñez lleva en Algeciras han sido detenidos una veintena larga de guardias civiles"

Jesús, buenas tardes. Te llamo porque vamos a publicar [en Europa Sur] que habéis detenido a cuatro agentes por contrabando y blanqueo. Me fastidia decírtelo y lamento que tengamos que dar la noticia". Al otro lado del teléfono, el coronel respondió sin vacilaciones: "Nada que lamentar, Javier. La detención de esos cuatro agentes es una buena noticia. Quienes quebrantan la ley son indignos de llevar el uniforme de la Guardia Civil. Gracias por avisarme de que lo vais a publicar". Esta conversación mantenida meses atrás me vino ayer a la memoria al escuchar, ayer en la Plaza Alta, el sincero discurso de Jesús Núñez en el acto conmemorativo de la Fiesta Nacional de España, coincidente con el 175 aniversario de la creación de la Guardia Civil. Como jefe de la Comandancia de Algeciras, el coronel repitió aquellas palabras que me dijo por teléfono, consciente de que para afrontar situaciones tan complejas como las que se viven en el Campo de Gibraltar no caben paños calientes ni ocultar la porquería bajo la alfombra, sino poner las cartas bocarriba en el momento preciso.

El primer paso para combatir la corrupción en las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado es reconocer su existencia y, el segundo, tener medios para luchar contra ella. En los cuatro años que Núñez lleva en Algeciras han sido detenidos una veintena larga de miembros de la Guardia Civil por actividades relacionadas, principalmente, con los cánceres del narcotráfico, el contrabando y el blanqueo, aunque dichas detenciones, lejos de ser una mala noticia, son la demostración de que el sistema tiene mecanismos para defenderse y de que hay otras muchas personas de uniforme que trabajan cada día por hacernos la vida más segura. Nunca serán suficientes los elogios para reconocer el trabajo y el esfuerzo del millar de guardias civiles que cada día salen a las calles del Campo de Gibraltar para dar lo mejor de sí mismos, como lo hacen también los centenares de policías nacionales, los miembros de Vigilancia Aduanera, de la Agencia Tributaria y los policías locales que velan porque "los malos" no nos ganen la partida.

El futuro Gobierno deberá mantener su política de mejoras en cuanto a medios humanos y materiales de los últimos años y tomar nota del consejo de las personas que se juegan el tipo a pie de terreno. El Ejecutivo de Pedro Sánchez ya lo hizo y gracias a ello se prohibió la tenencia y navegación de las embarcaciones destinadas al narcotráfico. Al próximo le tocará afrontar reformas legales como la apuntada ayer de forma también certera por el coronel Núñez, para que se considere delito, y no una mera vulneración administrativa, el transporte en garrafas de la gasolina que utilizan las narcolanchas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios