Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

Un aniversario

Como estaba cerca del Congreso, me desplacé hasta allí para ver los movimientos de civiles y militares

Este martes 23 de febrero, se cumplieron 40 años del golpe de Estado protagonizado, entre otros, por el guardia civil Tejero y el general Armada y que afortunadamente fracasó. Como tuve una vivencia del acontecimiento que me cuesta olvidar, no me resisto a dedicarle mi colaboración de los jueves. En aquella época yo presidía la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Cádiz y por esa condición -y por la renuncia del presidente de la Caja de Ceuta, al que no le gustaba viajar, so pretexto de que vivía en otro continente- fui Consejero de la Confederación de las Cajas de Ahorro. En mi aceptación de la renuncia influyó mucho que el organismo lo presidía a la sazón, Luis Coronel de Palma, que había sido preparador mío para las oposiciones a abogado del Estado en la academia que dirigía Sanchez Cortés. Después del Consejo estaba previsto un almuerzo en el casino de Madrid de la calle Alcalá, donde nos sirvieron el mejor cocido madrileño que gustarse pueda. Para facilitar la digestión me puse en la cola del cine Coliseum, para ver una película que no recuerdo, porque no la vi, ya que alguien nos informó que habían asaltado el Congreso de los Diputados. Como estaba cercano me desplacé hasta allí para observar, desde las verjas, los movimientos de civiles y militares en el patio del Congreso. Curiosamente no encontré ningún taxi en la calle, probablemente por el temor a incidentes, que no se dieron, como pude comprobar en el largo camino que había hasta el domicilio de mi madre, donde allí, por TV, pude ver que el intento había fracasado.

Desde entonces no ha habido otro intento de golpe de Estado hasta el 1 de octubre, cuando Puigdemont proclamó la independencia de Cataluña, que duró solo ocho segundos. Del primero nos salvó el Rey emérito, que no pudo acompañar a los que celebraron el aniversario en el Congreso. Si estuvo presente, su hijo, el Rey, felizmente reinante, que recibió los pocos agradecimientos destinados a su padre.

Pero los intentos de romper con el llamado régimen del 78, pueden reaparecer. De hecho, en la celebración que tuvo lugar en el Congreso el martes pasado no comparecieron ni ERC, ni Juntsxcat, EH, Bildu, PNV, la CUP y BNG, partidos nacionalistas e independentistas que no quieren una España democrática y monárquica y que quieren separarse para vivir solos. Para el resto de los españoles, este Estado que tenemos, con sus imperfecciones, es el dique para que las clases populares no avancen hacía un escenario de falta de libertades y carencias sociales.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios