El Algeciras CF volvió a la senda de la victoria después de ocho jornadas sin conseguirlo. Una victoria que sabe a gloria y que sirve para calmar los ánimos, que estaban algo crispados.

También fue un triunfo sufrido pero en el que se demostró, si no estaba claro, que esta plantilla va a muerte con su cuerpo técnico, como se vio en la piña que hicieron tras el segundo gol, obra de Pablo Ganet.

Para conseguir esta meritoria victoria, el Algeciras CF cambió algo su forma de jugar, lo hizo más directo que de costumbre, buscando las espaldas de los carrileros, con un Karim que jugó un gran partido, y a partir de que el delantero buscara esos espacios ya se activaban los jugones, creando así bastantes ocasiones de peligro. De esta forma sorprendieron a un Don Benito que apostó por defender y por que pasaran los minutos para jugar con los nervios de un Algeciras que tuvo la fortuna otras veces esquiva de conseguir el primer gol en los primeros minutos del partido.

El Algeciras jugó con mucha responsabilidad, con mucho oficio, sin conceder ocasiones al equipo rival, concienciado de que este partido había que ganarlo sí o sí porque sabían que de no sacar los tres puntos podrían haber cambios drásticos y mentalmente sería duro para la plantilla.

Ahora la cosa se ve desde otro punto de vista ante la visita a un Sanluqueño que está a un solo punto y mirando de reojo un derbi comarcal con positividad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios