EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El PSOE tiene la culpa

A Pedro Sánchez sólo lo echará del poder el PSOE. Si es que está dispuesto. Y sería mejor pronto que tarde

El PSOE tiene la culpa de que Pedro Sánchez esté en la Moncloa con ese Gobierno, y también la llave para obligarlo a que dimita. Le dieron una segunda oportunidad y cometieron un error histórico. Después, por la avaricia del poder, aunque fuera uniéndose a Frankenstein, no asumieron que el peligro lo tenían en casa. El miércoles, Pedro Sánchez confirmó que la mentira es su programa. Ha engañado a Ciudadanos (¡vaya papelón!), al PNV (que se las prometía muy felices), a Bildu (a los que blanquea con un pacto que duró sólo tres horas) y a Unidas Podemos (que han sido los artífices de ese pacto con los proetarras y de algunas desgracias más). Pero a Pedro Sánchez no lo echarán las manifestaciones en automóviles de Vox, las caceroladas con banderas, ni la oposición mal explicada de Pablo Casado. A Pedro Sánchez sólo lo echará el PSOE. Si es que está dispuesto. Y sería mejor pronto que tarde.

El pacto fantasma del PSOE con Unidas Podemos y Bildu lo gestionaron Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Arnaldo Otegi, aunque lo firmaron sus portavoces. El pacto es absurdo y ficticio, más allá de que afecte a la reforma laboral. Por cierto, no es la reforma de Rajoy, sino la que impuso Europa a España para evitar el rescate. Y esa reforma no la podrán derogar, a pesar de los pactos que firmen, porque dependen de la CE, que abre o cierra la hucha. En Bruselas ya están hartándose del dúo maravilla, del que no se fían, lógicamente.

El contenido del pacto es lo de menos. Lo de más es que el PSOE pactó con EH Bildu para toda España. ¿Ya se han olvidado de que ETA asesinó a 11 políticos socialistas durante los años del terror? Al parecer, para eso no tienen memoria histórica, y firman con Otegi, como si nada. De paso le asestan una puñalada (políticamente hablando) al PNV, que ya soñaba con la mayoría absoluta el 12 de julio, y que ahora teme un tripartito de Bildu, PSOE y Podemos en Euskadi. En cuanto a Ciudadanos, ya se lo cargó Inés Arrimadas en Cataluña, y ahora lo va a rematar en el resto de España. A ver cómo justifica su acuerdo con un partido que gobierna con UP y pacta con Bildu.

En este país, además de sufrir la segunda mayor tasa de muertos por el coronavirus y la primera mayor ruina de la UE (todo ello con el Gobierno de Pedro y Pablo), estamos viendo un deterioro de la convivencia y la política como no se había conocido desde la guerra civil. Con la excusa de un estado de alarma. En el PSOE deberían alarmarse ya, y valorar si ese es el líder que les interesa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios