Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Messi-Cristiano y el mundo se para

Tenemos en un horario a medida de los chinos un acontecimiento que eclipsa todo lo demás

Viendo y leyendo la catarata informativa que rodea al acontecimiento de esta tarde en el Camp Nou, uno ya no sabe si se trata de un Nike-Adidas o de un Messi-Cristiano. Hay que ver cómo se adoba cualquier Barça-Realísimo, qué parafernalia le rodea, cómo oscurece al resto de lo que significa el fútbol patrio. Y también cómo se ha incrementado su importancia al conjuro de dos jugadorazos que salen al escenario, ¿un Messi-Cristiano, pues?

No sé si nos estamos dando cuenta de la suerte que tenemos asistiendo a la rivalidad que protagonizan estos dos futbolistas. Creo que lo haremos cuando ya no estén en la yerba. Siempre me declaré más partidario del argentino que del portugués, pero ninguno de los dos sería lo que es sin el otro. Es como si cada uno ejerciese el papel de liebre para acicate del otro y lo cierto es que no se recuerda un mano a mano tan sostenido e intenso como el que mantienen.

Un mano a mano del que se alimenta la Liga. Aunque es un pulso que genera unas grandes desigualdades, económicas sobre todo, la Liga nunca podrá agradecerles las dosis de competitividad que la adornan. Hoy chocan de nuevo en un partido que aparece con la obligación de ganar por parte del Barça. Un triunfo del equipo azulgrana es necesario para que la competición siga con las actuales dosis de interés, pues al revés sería como un alirón demasiado prematuro.

Tal como está el panorama, todo indica que el título va a resolverse mediante los dos duelos particulares. Los devaneos del Barça no pueden continuar si pretente una Liga competida hasta el final. Insisto en que me inclino por Messi, futbolista desde la cuna, más que por el autorrealizado Cristiano. Esta tarde, en horario apto para chinos, chocan una vez más en un Messi-Cristiano que engrandece ese partido de partidos que de siempre fue y será un Barça-Madrid.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios