¡Larga vida al Instituto!

Almoraima es desde sus comienzos en 1988 un referente cultural de nuestra comarca

Hace un par de semanas dando un paseo por el pinar de la playa de Bolonia y la zona de Punta Camarinal, me entretuve en una de mis aficiones favoritas: fotografiar plantas para luego identificarlas y tomar nota en mi cuaderno de campo. Una vez en casa, busqué una fuente bibliográfica fiable para resolver algunas dudas que tenía en la clasificación de varias especies. En la pantalla de mi ordenador apareció una comunicación específica sobre la vegetación de la costa de Bolonia, publicada por el Instituto de Estudios Campogibraltareños en Almoraima. No podía ser de otra manera.

Almoraima, Revista de Estudios Campogibraltareños, es desde sus comienzos allá por el año 1988 ,un referente cultural en nuestra comarca. Nacida de la mano de la Mancomunidad de Municipios quiso ser desde sus comienzos, "el instrumento que acogiera la publicación de las investigaciones y estudios que se estaban llevando a cabo de los temas de recuperación histórica y arqueológica, de estudios del medio social, ambiental, natural, geográfico y cultural del Campo de Gibraltar, por un numeroso grupo de estudiosos e investigadores de la Comarca y fuera de ella". La creación de esta revista fue seguida de las I Jornadas de Historia del Campo de Gibraltar en los comienzos de la década de los 90, y en 1991 nació el Instituto de Estudios Campogibraltareños.

Llevo 44 años viviendo en esta comarca, aquí han nacido mis dos hijos, y aquí he desarrollado toda mi carrera docente. Desde hace veinte años soy miembro de esta institución que cumple ahora treinta años de vida. En 2016 fui nombrada consejera de número, todo un honor ya que son esos consejeros, los que proponen a los candidatos a los órganos de dirección de la entidad, para ser designados por la Junta Rectora. Mi vida profesional ha sido inseparable de la actividad del Instituto. En las reuniones periódicas, ahora suspendidas por la pandemia, de la Sección X a la que pertenezco, he tenido la oportunidad de conocer a investigadores con los que probablemente, no habría contactado sino hubiera sido por el Instituto. Las Jornadas de Flora y Fauna celebradas cada dos años, son sin duda un lugar de encuentro para biólogos y naturalistas de la zona donde podemos intercambiar conocimientos, y nutrirnos unos de otros.

Le debo a mi querido amigo Eduardo Briones, actualmente director del Instituto, el que apoyara en su día mi candidatura para pertenecer como miembro a esta institución, que mantiene viva la cultura de la zona, y que nos brinda oportunidades de aprendizaje que estoy segura no tendríamos sin ella.

¡Larga vida ,al Instituto de Estudios Campogibraltareños!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios