En tránsito

Impuestos

Algún día se creará un nuevo género de terror extremo que se llamará Agencia Tributaria

Hay que pagar impuestos? Pues claro que sí. Los libertarios creen que el Estado debería irse a la porra y que cada uno de nosotros debería valerse por sí mismo sin ninguna clase de servicios públicos. Si ese sueño político se hiciera realidad alguna vez, el resultado sería una especie de Mad Max entremezclado con una saga de narcos. ¿Quién vigilaría las fronteras? ¿O es que no habría fronteras? ¿Y quién impondría las multas o revisaría la salubridad de los alimentos? Sobre estas cuestiones, los libertarios guardan un obstinado silencio. Ahora bien, las críticas de los libertarios contra el excesivo papel del Estado y contra el intervencionismo obsesivo (en España lo conocemos bien) están justificadas en muchos casos. Por ejemplo, en España nadie audita el funcionamiento de la Administración Pública. Nadie calcula si los empleados públicos son necesarios o no. Y encima tenemos una legislación que permite aberraciones normativas que siempre perjudican a los ciudadanos. ¿Quieren otro ejemplo muy claro? Repasen sus relaciones con las notificaciones de Hacienda. Revivan la angustia que han pasado y la sensación de indefensión absoluta, como la de esos pobres ñus rodeados de una sonriente manada de hienas. Repasen lo que han vivido, sí. Algún día tendrá que crearse un nuevo género de terror extremo -con zombis y caníbales y asesinos en serie disfrazados de inspectores de Hacienda-que se llame AEAT movies.

Pero a pesar de todo esto, uno sigue pensando que hay que pagar impuestos y que los impuestos son imprescindibles para vivir en una sociedad civilizada. Lo que ocurre es que el gasto público debería estar controlado al máximo y se debería evaluar con rigor qué clase de gasto es efectivo y qué clase de gasto es un soborno encubierto con el que comprar la voluntad de los electores (y crear una clase parasitaria que viva muy bien a costa del erario).

Esos estudios, que yo sepa, no se han hecho jamás ni creo que se hagan nunca. Y más aún en un país como en nuestro, dividido en porciones como los quesitos antiguos, en los que es prácticamente imposible encontrar organismos independientes que puedan realizar esa tarea. ¿Imaginan que algún día se llegará a investigar el dinero público gastado en Cataluña en los años del procés? Pues sí, amigos, hay que pagar impuestos, ay, sabiendo estas cosas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios