Las dos orillas

El Gobierno en la oposición

Los podemitas son marxistas del sector de Groucho. Manifestarse contra ellos mismos subiría el listón

Todos los veranos aparecen algunas noticias de cachondeo, propias del ocio y las olas de calor. La inocentada de este verano pudiera ser, entre otras, que Unidas Podemos y sus afines quieren manifestarse contra el elevado precio de la luz. Un partido que forma parte del Gobierno, con una vicepresidenta, dos ministras y dos ministros (cinco, en total) amenaza con manifestarse contra un abuso que el Gobierno al que pertenecen es incapaz de corregir. De ese modo se aprecia claramente su utilización goebelsiana de la propaganda para deformar la realidad y confundir a la gente. En el caso de que lo quieran cambiar, y se lo impida el sector de Pedro Sánchez, lo normal sería que dimitieran.

Pero las amenazas de manifestarse contra el Gobierno de ellos mismos son de risa boba. Porque los acuerdos del Consejo de Ministros se debaten, y después se apoyan en común, como dicen ellos. Si no lo respaldan, y no tienen la decencia de dimitir, se puede entender que es por no renunciar a un sueldo de vicepresidenta, cuatro de ministros y muchos más de personal colocado en los Ministerios.

El precio de la luz es un robo a las familias. Se ha entablado el debate de quiénes son los culpables. Las compañías eléctricas tienen una parte de culpa: menos de la mitad. Recordemos que el coste real de la electricidad es inferior a la mitad de la factura. Pero la electricidad en España es más cara que en Francia, Bélgica o Alemania. ¿Y por qué? Por sus orígenes.

La dicharachera ministra ex portavoz, María Jesús Montero, dijo que la culpa era de Aznar y de Rajoy, por no potenciar las energías renovables. Es falso. El PP está demostrando una torpeza increíble en este asunto. El Plan de Energías Renovables 2000-2010 se aprobó cuando gobernaba Aznar. Desde entonces ha crecido. En 2020 las energías renovables aportaron el 44%, según los datos de Red Eléctrica. Pero no siempre son las más baratas. ¿Y quién se opuso a las centrales nucleares? Vale, tiene riesgos, pero en Francia alcanza el 77% del consumo y en España el 23%. ¿Y quién se opuso a las eólicas marinas? Vale, es feo, pero en el norte de Europa se concentra el 79% de los generadores. El ecologismo de salón no sale gratis. Aquí algunos demagogos confunden la renovable con la solar, pero también incluye a la hidroeléctrica, la eólica y la marina.

Los podemitas son marxistas del sector de Groucho. Manifestarse contra el Gobierno de ellos mismos subiría el listón. ¿Cuál será la próxima parida?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios