EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Hace unos días tuve la suerte de acudir al concierto de Bárbara Hendricks en el Tio Pepe Festival, en Jerez. Escuchar a esta cantante interpretar jazz y espirituales negros en medio de unos jardines por la noche a la fresquita fue una experiencia inolvidable para un cateto como yo.

Sólo acompañada de un piano y una guitarra fue desgranando las piezas. No voy a hacer una crónica musical porque yo me quedo en las crónicas de los adobos y las ensaladillas…hasta ahí llego, pero sí quiero aprovechar para felicitar a González Byass por la organización del evento.

La intención de la bodega es relacionar la música con los vinos y la gastronomía en un entorno de película como son sus bodegas a la entrada de Jerez. Todo estaba cuidado. En el escenario no se habían limitado a poner las típicas sillas de plástico, sino que habían puesto unos sillones que iban hasta a juego con el entorno. El escenario había sido "incrustado" en medio de una fuente y habían dispuesto incluso unos coches eléctricos para trasladar a las personas con problemas de movilidad desde la entrada de las instalaciones hasta donde se desarrollaba el acto.

En las entradas se invitaba al público a acudir una hora antes al espectáculo y así poder disfrutar de un bar, ambientado con música de violín, donde se servían jereces y algunas tapas con atardecer de fondo y luego, el que quería…y lo pagaba, podía disfrutar incluso de cenas preparadas por cocineros con estrella Michelin.

Creo que todos los espectáculos previstos se han llenado. No ha sido el único espectáculo original y con "caché" que ha tenido lugar en la provincia durante los últimos días. En El Puerto, las bodegas Caballero también han desarrollado en otro escenario de esos de película, el castillo de San Marcos, un original evento gastronómico en el que se mostraban diversas cocinas del mundo pero con platos protagonizados por productos gaditanos.

En ambos casos las bodegas han tratado de promocionar sus vinos pero utilizando fórmulas atractivas para atraer al público. En ambos casos se ha optado por la excelencia, por cuidar los detalles, por hacer cosas diferentes y creo que ese es el camino bueno para el turismo de la provincia. Hacer cosas diferentes y con estilo. De alguna manera hay que promover el "estilo Cádiz", conseguir que el que venga aquí sepa que viene a otra cosa, a algo que sólo puede encontrar en este triángulo que cada dos por tres remueve el Levante.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios