La repatriación a Marruecos de casi 800 menores que cruzaron el pasado mes de mayo hacia Ceuta ha suscitado muchas críticas, las más llamativas dentro del propio Gobierno que las está llevando a cabo. No es ya que existan dos posiciones encontradas sobre las medidas que hay que adoptar con estos niños y adolescentes, es que los dos partidos que forman el Ejecutivo (PSOE y Podemos) ni siquiera se han sentado para superar esas discrepancias. Y, si lo han hecho, desde luego no con un resultado favorable. Ahora, ni se entretienen en disimularlo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios