José Ignacio Landaluce Calleja

Alcalde de Algeciras

Carta abierta al ministro del Interior

El regidor reclama a Grande-Marlaska refuerzos y nombramientos de responsables en la Guardia Civil y la Policía Nacional, incentivos para cubrir las vacantes en ambos cuerpos y más examinadores para los carnés de conducir

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior. Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior.

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior. / J. A. (Algeciras)

El alcalde de Algeciras y senador, José Ignacio Landaluce, ha trasladado a Europa Sur para su publicación una carta abierta dirigida al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la que le plantea diversas demandas y en la que le invita a visitar la ciudad y, particularmente, el Ayuntamiento de la ciudad. Este es su contendo:

Querido ministro, Fernando Grande-Marlaska Gómez:

Sabes que para este alcalde siempre es un placer poder obtener unos minutos de tu más que preciado tiempo para abordar, o al menos intentarlo, algunos de los muchos frentes que en Algeciras y el Campo de Gibraltar tenemos abiertos y que dependen directamente del Ministerio que diriges. Porque, querido ministro, Algeciras y el Campo de Gibraltar forman parte de la provincia de Cádiz, a la que tan bien conoces y por la que fuiste elegido diputado al Congreso, un honor como pocos hay, y que está a la misma altura del de ser alcalde de una tierra tan maravillosa como la algecireña.

"Aquí sentimos cierta sensación de orfandad ministerial, lo que se agrava de manera importante cuando hablamos de asuntos relacionados con la seguridad de todos"

Pero como en todos lados cuecen habas, no íbamos a ser una excepción, y aquí sentimos cierta sensación de orfandad ministerial, lo que se agrava de manera importante cuando hablamos de asuntos relacionados con la seguridad de todos, principal preocupación a la que ha de hacer frente un ministro del Interior. Y que conste, querido ministro, que nuestras relaciones como ciudad con tu Ministerio son buenas, y nos encontramos inmersos en proyectos de gran envergadura, como puede ser la construcción del centro de internamiento de extranjeros (CIE) más moderno de Europa, para lo que cedimos los terrenos necesarios, o la ampliación de la Comandancia de la Guardia Civil sobre una parcela que también era de propiedad municipal.

"No podemos entender que la Comandancia continúe sin jefe nombrado meses después de marcharse el anterior coronel, precisamente a mandar el Instituto Armado en Cádiz capital"

Pero no solo de terrenos y construcciones vive el hombre, querido ministro, y ya que hablamos de la Benemérita, una institución a la que los algecireños queremos sobremanera, no podemos entender que la Comandancia continúe sin jefe nombrado meses después de marcharse el anterior coronel, precisamente a mandar el Instituto Armado en Cádiz capital, por lo que claro está, seguimos a la espera de otro mando que luzca en los galones las tres estrellas de ocho puntas. Y que conste que el jefe interino está realizando un trabajo impecable, magnífico, que todos agradecemos, pero al igual que ocurre con la Ley de Murphy, la tostada siempre cae al suelo por el lado de la mantequilla, y ahora, el que se ha marchado a Alicante es el número tres en la escala de mando local.

Sumemos a ello que siguen faltando guardias civiles, y muchos, y que el trabajo sigue estando por encima de la media de otras comandancias. ¿Sería posible que el Ministerio, a través de la Dirección General de la Guardia Civil, tomase cartas en el asunto?

"Perdemos la posibilidad de contar con magníficos profesionales en el seno de la Policía Nacional que se queden aquí por tiempo indefinido"

Tres cuartas partes de lo mismo, querido ministro, pasa en el seno de la Comisaría Local del Cuerpo Nacional de Policía, en la que el catálogo de puestos de trabajo se vacía a una velocidad de vértigo, ya que los funcionarios que son destinados aquí o a La Línea de la Concepción, cuando comprueban en carne propia que la carga de trabajo les puede llegar a superar y que a final de mes cobran lo mismo que alguien que esté, por ejemplo, en Cuenca, con todos mis respetos a esa tierra, en cuanto que tiene posibilidad de acogerse al concurso de traslados prepara la maleta y a correr. ¿Qué ocurre con ello? Que perdemos la posibilidad de contar con magníficos profesionales en el seno de la Policía Nacional que se queden aquí por tiempo indefinido, que echen raíces y que como tú, querido ministro, sean también algecireños, campogibraltareños y gaditanos de corazón.

"Prefiero quedarme sin voz pidiendo que los servidores públicos que sean destinados a esta zona cuenten con incentivos económicos,  a permanecer en silencio mirando para otro lado"

Sé que en ocasiones es clamar en el desierto, pero prefiero quedarme sin voz pidiendo que los servidores públicos que sean destinados a esta zona cuenten con incentivos económicos,  a permanecer en silencio mirando para otro lado, como por desgracia, hacen algunos a los que les gusta arrimarse para salir contigo en la foto.

Autoescuelas

Pero como ocurre en el circo, aún hay más: hace muchos meses surgió aquí otro problema, que también reviste gravedad, y que está relacionado, querido ministro, con tu Ministerio, en esta ocasión a través de la Dirección General de Tráfico. Hablo de la falta de examinadores para la obtención de los permisos de conducir, una situación que provoca que a fecha de hoy haya 3.000 personas, sí, tres mil personas, esperando examinarse para poder obtener el carné  en cualquiera de sus modalidades, y lo peor, porque como bien sabes cuando algo ya está mal de por sí puede empeorar, es que si no se soluciona este sinsentido, hay autoescuelas que pueden cerrar sus puertas para siempre, generando desempleo y pobreza, y como sabes a la perfección porque has sido diputado por Cádiz, lo que menos necesita nuestra provincia es desempleo y pobreza.

No quiero aburrirte con nuestras cuitas, querido ministro, ni fastidiarte el verano, tiempo del que cuando puedes disfrutas en las playas de nuestra provincia, por lo que aprovecho para invitarte a que conozcas las nuestras, la de Getares, una de las mejores de Andalucía, y la del Rinconcillo, y con esta última, de paso y si no es molestia, le podrías decir a tu compañera la ministra de Transición Ecológica que nos echase una manita en la regeneración del arenal, puesto que nos tiene abandonados, y la verdad, es que no sabemos por qué.

"Las puertas de Algeciras y de su Ayuntamiento, que es el tuyo, estarán siempre abiertas para recibir a un responsable público que como San Pedro, ha de predicar con el ejemplo, trabajando por la tierra que le eligió"

Lo dicho, querido ministro: cuando quieras o puedas, las puertas de Algeciras y de su Ayuntamiento, que es el tuyo, estarán siempre abiertas para recibir a un responsable público que como San Pedro, ha de predicar con el ejemplo, trabajando por la tierra que le eligió y dejándose la piel por mejorar la calidad de vida de sus conciudadanos.

Te he invitado en varias ocasiones, pero supongo que habrán sido casualidades inoportunas las que han hecho que cuando has estado en Algeciras no hayas pisado la Casa Consistorial, o que incluso hayas ido a una instalación municipal que cedimos para albergar migrantes llegados de manera irregular, y que tuvieses el lapsus mental de no llamar a este alcalde, pero son cosas que pasan y que no tienen mayor importancia.

Quedo a tu entera disposición, querido ministro.

José Ignacio Landaluce Calleja, alcalde de Algeciras

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios