Carta de los Reyes Magos

Cuidad de vuestros niños y de vuestros mayores. En ellos está la esencia de vuestras vidas y la importancia de vuestra sociedad

Querida España: Hoy, en este 6 de enero, los Reyes Magos os hemos dejado algunas cosas para que reflexionéis sobre vuestra grandeza y el gran pueblo que sois. Sabemos que diversas generaciones de este país han tenido que sufrir guerras, hambre, miseria, falta de oportunidades e incluso haber tenido que emigrar para encontrar una vida mejor. Pero aquí os dejamos algunos regalos que esperamos que os sirvan de ayuda para sacar a este país del estado de crisis permanente en el que siempre estáis inmersos. Y, por favor, cambiad vuestra opinión de vosotros mismos. ¡Sois grandes!

El primer regalo que dejamos es un espejo. En él, queremos que os reflejéis y veáis la capacidad de lucha, fuerza y resistencia que poseéis en vuestro interior, pues con ello habéis sacado adelante a vuestras familias, a pesar de las dificultades que os habéis encontrando y que seguís afrontando. Por ello, sois capaces de hacer un gran cambio, pues ya lo habéis hecho en otras ocasiones con gran éxito.

El segundo, es un farol, para que con vuestra luz iluminéis al mundo entero, pues prueba de ello es la bondad que poseéis y que demostráis todos los días. Por algo sois el primer país del mundo en donaciones de vida. ¡Felicidades!

El tercer regalo es un libro, para recordaros que esta tierra está llena de cultura y ha sido y es patria de grandes creadores e intelectuales: escritores, pintores, músicos, inventores, científicos... Y vosotros, grandes magos del día a día, recordad que la educación es la base de una sociedad próspera y que os hará libres, ¡cuidad de vuestros profesores!

En la puerta, tenéis el cuarto regalo: unas grandes llaves doradas. Estas representan vuestro poder; abrid la puerta a los buenos pensamientos y no permitáis que entren los malos, pues os quitarían esa valiosa energía que tanto necesitáis ahora. En la ventana, os dejamos unas tijeras para recortar en número de políticos: son demasiados y poco productivos. Recordad, vosotros sois sus jefes, trabajan para vosotros. Exigidles que sean los mejores y estén más preparados, pues en sus decisiones está vuestro futuro y el de vuestros hijos. Otra cosa, para esos que tenéis ahora, dejamos unos saquitos de empatía, responsabilidad y un sueldo mínimo para que se apañen y se administren, como hacéis todos. Creemos que así tomarán mejores decisiones y vivirán en vuestra misma realidad económica. Exigidles que prediquen con el ejemplo y, si no valen, no temáis en despedirlos. Os haréis un gran favor. Todo el esfuerzo que hagáis a nivel personal no tendrá sentido si al frente del país ponéis a líderes mediocres, sean de la ideología que sean.

Y sobre todo: cuidad de vuestros niños y de vuestros mayores. En ellos está la esencia de vuestras vidas y la importancia de vuestra sociedad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios