EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Capitana Europa

La dignidad de la mujer que patroneaba el barco 'Sea Watch' derrota a las bravatas del ministro Salvini

La revista alemana Der Spiegel, el más importante semanario europeo, le dedicó la portada el sábado pasado a la mujer que patroneaba el barco Sea Watch, que hace 17 días atracó en Lampedusa sin permiso de las autoridades italianas con 40 inmigrantes a bordo. Capitana Europa era el titular, con una foto de Carola Rackete. La intención era subrayar la categoría moral de la lucha de esta mujer y otras muchas personas por salvar vidas en el Mediterráneo. Pero un servidor no puede evitar la comparación con el personaje llamado Capitán América, producto de la II Guerra Mundial, un supersoldado vestido con la bandera americana, provisto de un escudo casi indestructible.

Carola no llevaba escudo, ni bandera, sino un barco con el que había recogido a medio centenar de refugiados 17 días antes. Fue detenida y bajó de su barco con dignidad, acusada de favorecer la inmigración ilegal y de violencia contra una nave de guerra por chocar contra una patrullera que intentaba impedir su atraque. Acabó en libertad por decisión de un juez. En sus declaraciones a la revista, Rackete dice que se sintió abandonada por el ministro del Interior alemán, aunque tanto el gobierno germano, como los de Luxemburgo y Francia reclamaron su liberación.

Carola sostiene que Europa necesita un reparto solidario de las personas que llegan. "El sistema de Dublín que descarga la responsabilidad en los países que tienen fronteras exteriores de la Unión no es justo". Vale el ejemplo del Estrecho de Gibraltar. Según un informe reciente de Andalucía Acoge, en los últimos 30 años han llegado de manera irregular a Andalucía unas 280.000 personas. Y hay unas 7.000 muertes documentadas en esa zona.

Der Spiegel, guardián de valores democráticos, habla de cinismo de Europa, que ya no rescata inmigrantes ahogados… Mientras, xenófobos declarados suben como la espuma en las encuestas: el ministro del Interior italiano Salvini se ve ya en el Palazzo Chigi. Hace unos meses, en un artículo sobre el 8-M publicado en Málaga hoy, José Asenjo escribía que "si el feminismo ha avanzado mucho, el machismo ha retrocedido poco y además se está viniendo arriba". Me temo que el panorama con la xenofobia es peor. Se ha levantado una ola de simpatía hacía los refugiados, pero el populismo ultranacionalista genera una aversión aun mayor hacia los extranjeros.

Frente al belicoso personaje de cómic Capitán América, queda el alivio de la dignidad de esta mujer solidaria real. La Capitana Europa de un barco en el que viajamos todos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios