El mundo de las aves moviliza a millones de aficionados europeos cada año. En Inglaterra, una de las asociaciones ornitológicas más potentes, posee un millón de socios.

Estamos en una de las mejores zonas del planeta para observar la migración de aves entre continentes. Para esto, las administraciones han facilitado distintos observatorios más o menos equipados en lugares estratégicos. El 60% de los días hace viento. Él es el que abre y cierra la puerta del Estrecho a las aves.

Es difícil observar algunas especies de aves en sus zonas de cría, como las cigüeñas negras o algunas rapaces como gavilanes, halcones abejeros, alimoches, etc. Sin embargo, en el Estrecho, en la época de paso, es sumamente fácil ver estas especies y además en cantidades extraordinarias, aunque el 80% de las aves que cruzan el Estrecho son migradores nocturnos y, por lo tanto, más difíciles de observar.

Existen instituciones de la comarca dedicadas al estudio de las aves desde hace tiempo: GOES, Cigüeña Negra, GOHNS, Fundación Migres, etc. Esta última, que lleva trabajando desde 1997, es la que maneja mayor cantidad de información sobre la migración en el Estrecho. En sus conteos entre verano y otoño, registran cada año el paso entre el Mediterráneo y el Atlántico de unas 500.000 aves marinas, correspondientes a 30 especies.

Desde el siglo XIX se han publicado varios libros sobre las aves en la zona. Las primeras publicaciones fueron de ingleses que residían temporalmente en Gibraltar o Jerez: Chapman, Buck, Irby y Verner. En el siglo XX ya aparecen españoles ligados a universidades de Madrid y otras. El IECG ha colaborado en la traducción y edición de libros de estos autores.

Hay dos épocas de migración: febrero-abril y julio-septiembre. Quizás septiembre sea uno de los meses en los que sea fácil observar mayor variedad y cantidad. Se calcula que entre 30 y 50 millones de aves cruzan el Estrecho de Gibraltar en otoño. Cada otoño, unas 500.000 cigüeñas y rapaces atraviesan el Estrecho. El milano negro es el ave planeadora que más abunda en la zona (más de 200.000 al año), mientras que los otros grupos de poblaciones más importantes son la cigüeña blanca, el halcón abejero, el águila calzada y el águila culebrera.

Sin embargo, este espectáculo aéreo que se repite cada año, también está sufriendo los efectos del cambio climático. Actualmente hay grupos estudiando este fenómeno en base a las modificaciones que se experimentan en las pautas de migración. El observatorio de Tarifa se convierte en testigo de los nuevos comportamientos: más de 50 aves migratorias se quedan en España en invierno y 20 especies africanas colonizan el Sur. La cigüeña blanca, que antes migraba hasta el Sahel, ahora cada vez opta más por quedarse. Se estima que hasta el 80% de la población adulta reproductora se queda en España.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios