EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El último libro de la Biblia, el Apocalipsis, trata sobre lo que supuestamente ocurrirá al acabarse el mundo. Desde sus inicios el cine ha gustado de este tipo de argumentos donde se nos relata el final de la humanidad ya sea por propia mano o por agentes externos (películas apocalípticas) o, yendo un paso más allá, nos muestran las vicisitudes de nuestra especie para sobrevivir entre los restos de un orden social extinto (películas postapocalípticas). En ambos casos el cine nos anima a reflexionar sobre nuestra propia perdición, sus causas y, eventualmente, sobre lo que podemos hacer al respecto.

'La humanidad en peligro' ('Them!') rodada en 1954, la vi siendo un niño y narra el enfrentamiento de la humanidad contra una raza mutante de hormigas gigantes que surgen en el desierto a raíz de experimentos atómicos. Durante la mayor parte del metraje los humanos las pasan canutas en su lucha contra los gigantescos insectos y no es hasta el final que se libran de ellos al encontrar y destruir en las alcantarillas de Los Ángeles a la hormiga reina y su cámara de los huevos. La humanidad y yo (sobrecogido en mi butaca) volvíamos a respirar tranquilos. En 1968 el director George A. Romero rueda 'La noche de los muertos vivientes', una película de bajo presupuesto que se convertirá en icónica al ser el origen del zombie contemporáneo. Romero reinterpreta a este producto del vudú haitiano para encomendarle la misión de acabar con todos los vivos de verdad. La fórmula alcanzó tanto éxito que al día de hoy las pantallas de cines ('Guerra mundial Z') y televisores ('The Walking dead') están repletas de muertos vivientes. Las causas externas a nosotros son muy recurridas a la hora de escenificar un cataclismo en el planeta y así los asteroides son los protagonistas de 'Impacto súbito' (mala) y 'Armaggedon' (peor); los neutrinos desencadenan las desgracias de '2012' (su mayor aportación al género es la utilización de unas modernas y tecnificadas arcas de Noé para preservar a unos cuantos elegidos), el cambio climático es el responsable de la que la Tierra se cubra de hielo en 'El día de mañana' y en 'Independence Day', 'Mars attacks!' y 'La Guerra de los mundos', nuestros enemigos son los alienígenas. De las postapocalípticas la mejor sin duda es 'La carretera' donde un padre y su hijo transitan por un mundo gris y frío sin orden alguno y habitado por nómadas, ladrones y caníbales. Las epidemias víricas también han sido responsables de unas cuantas tragedias cinematográficas: 'Estallido' (con el virólogo Dustin Hoffman buscando un mono), 'La amenaza de Andrómeda' (donde el virus viaja en satélite) y, cómo no, la profética 'Contagio' de Soderbergh que nos contó hace 9 años y paso por paso lo que ahora está ocurriendo con el coronavirus. ¡Ojalá acierte también en el poco tiempo que tardan en la película en encontrar una vacuna!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios