Sumar siempre es bueno y más fuera de casa, pero después de varias semanas sin conseguir la victoria y tras la segunda parte que hizo el Algeciras en Villarrobledo, sumar solo un punto en este campo parece poco botín, aunque cabe recordar que solo un equipo ha podido ganar en el Barranco del Lobo esta temporada.

El Algeciras salió al terreno de juego con ganas de resarcirse del anterior partido, con un Jardel en la punta de lanza buscando constantemente las espaldas de la defensa contraria. El equipo de Fajardo intentaba tener la posesión del balón aunque con apenas una llegada con peligro real. En la primera vez que el equipo rival enlazó dos pases seguidos se plantó en el área y en su primer lanzamiento a puerta se puso por delante en el marcador. De ahí al término de la primera parte el Villarrobledo se encontró más cómodo ante un Algeciras que acusó el golpe dado por enésima vez y tuvo alguna ocasión para conseguir aumentar la ventaja.

En la segunda parte el Algeciras salió decidido a darle la vuelta al marcador y acorraló al rival en su área, con multitud de ocasiones de gol. En la segunda parte mereció traerse los tres puntos para casa.

Ahora mismo el Algeciras está en una dinámica en la que cualquier equipo con poco que haga le marca un gol, mientras que los albirrojos para hacer uno tienen que tener muchas ocasiones.

Cuando se entra en esta dinámica no hay que volverse loco, hay que analizar las cosas que se están haciendo bien (que son muchas) para reforzarlas y las que se están haciendo mal, corregirlas. Muchas veces se defiende con la mirada, cuando hay que estar más encima de los rivales.

El Algeciras CF tiene un equipo honrado y a base de trabajo y coraje va hacer que esta dinámica cambie.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios