Análisis

Alberto Pérez de vargas

Qué contento estoy

Estoy contento porque seguro que ahora ya se arregla lo del tren hasta BobadillaLo que hay que hacer es gibraltarizar la comarca y dejarse de tonterías

Lo diría, si pudiera, si tuviera aptitudes para hacerlo, como lo decía el legendario Tony Leblanc revestido de Cristobalito Gazmoño. Como lo decía Paquito Cano desde su personaje Locomotoro en los Chiripitifláuticos de los sesenta, precursores de tantos programas infantiles de éxito. Porque habría que meterse en esos tipos criados en la chispa y el ingenio, para que ese qué contento estoy del título sonara como es debido. Tal vez debiera de haberlo escrito alargando la y griega en que termina y añadiendo admiraciones varias a un lado y a otro; pero bueno, está bien así. Estoy contento porque seguro que ahora ya se arregla lo del tren hasta Bobadilla. El tantas veces diputado Salvador de la Encina, recuperado de la reserva por la mismísima presidenta Díaz, tiene ya en sus manos hacerse con todas la traviesas que hagan falta y con todo el hierro que se necesite para llevarnos desde Algeciras hasta Bobadilla en un pispás. Ya no hay PP - ¡maldita derecha!- que lo impida. Volvemos a estar, poco más o menos, como en los viejos tiempos de la Transición, ahora ya somos todos socialistas.

Debo confesar y confieso que un poco de preocupación ha inducido en mi alma el ministro Ábalos que se refiere, en lo que al Algeciras-Bobadilla concierne, a los "planes previstos", que es como decir que bueno está lo bueno y que es mejor no meneallo. El inmortal Chiquito de la Calzada llamaría cobarde a este íntimo de los peores momentos del presidente Sánchez, y a mí me deja un poco inquieto, porque si después de la espantá de Rajoy, los nuevos conductores no terminan de arreglar el llorado asunto del tren, no sé qué vamos a hacer cuando decaigan.

No puedo evitar recordar las expectativas creadas por los socialistas, entonces teníamos más, con lo de la depuradora de aguas residuales. Pues ya ven, ahí sigue la cosa, desafiando ideologías y administraciones. Es de desear que no sea lo mismo con el tren y que cuando el PSOE vuelva a las trincheras de la oposición ya no haya nada que decir y nos plantemos en Ronda sin pensarlo.

A poco que se entretengan, le arreglan a los yanitos el porvenir. Se diría que estos han puesto rezos y plata para que los buenazos del PSOE curen las ansiedades que les han creado los british. Lo que hay que hacer es gibraltarizar la comarca y dejarse de tonterías. Declararnos libres de cargas, tasas, impuestos y otras fruslerías, legalizar las drogas, poner la verja en La Chullera y regalar tierras a los yanitos para que campen a su antojo por estas tierras.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios