Análisis

francisco andrés gallardo

Ta-ta-ta-tá

Su expresión "tiki taka" hizo fortuna en un verano de euforia y a día de hoy es un término utilizado en medios de medio mundo para definir ese hipnótico estilo español de custodiar el balón. Andrés Montes fue una de las revelaciones de 2006 para el gran público, cuando apareció por La Sexta. La cadena de las productoras, que aterrizaba con afán de notoriedad, fichó a la voz de la NBA de Canal + para que relatara alborotado el deporte que iba a poner al nuevo canal (concesión analógica en cuenta atrás para la TDT, un regalo de Zapatero a Mediapro y Globomedia) en el mando.

Los mundiales de fútbol y baloncesto llevaron al personal a sintonizar La Sexta, que nació arrinconada y polémica. El fútbol liguero, otro caro enganche, terminó siendo una de las losas de la ruina de un canal ideado para el entretenimiento cuando al final ha sido la actualidad (con un punto de vista faltón) la faceta que le rentabiliza todas las cifras desde que fue comprado por Atresmedia.

Hace 13 años el mundial de Alemania del fútbol no trajo la gloria oteada. Habría que esperar un par de años, jubilación de Raúl añadida, para que se consiguiera el triunfo. Pero antes de los trofeos quien ganó el aprecio fue el infortunado Andrés Montes, que de ser colaborador de José María García y narrar a deshoras el basket, se convirtió en uno de los tipos más populares de España.

Tan rápido como fue ese postrero ascenso fue su sucesiva caída. Es como si el personal se hubiera quedaro empachado a los pocos meses de un estilo tan personal. Montes falleció en 2009 sólo tres años después de que narrara de manera tan entusiasta el primer mundial de baloncesto conseguido por los hombres de la ÑBA. En este caso el "ta-ta-ta-tá" de los triples hizo fortuna en la audiencia, como el "ba-lon-ces-to" acuñado por Pepu en la celebración.

De eso hace trece años, los títulos en la canasta y el césped confirmaron las alegrías y la gloria del deporte español. Y fue una pena que Andrés Montes, tan onomatopéyico, sufriera ese rápido olvido tan cruel.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios