EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

francisco andrés gallardo

La Sexta, más periodisney

Lo del cepillo para barrer convertido en palo de golf no es un bulo inofensivo, o miope, de los medios afines a Unidas Podemos. Es la mentira interesada para atizar a los que discrepan de este Gobierno encadenado a más de 27.000 muertos, acompañándolo de insultos clasistas y arquetipos sesgados para tildar así de pijos y ultraderechistas a quienes osemos cuestionar el desatino de Pedro Sánchez.

En el barrio de Salamanca habrá gente adinerada pero no son los ignorantes y violentos presentados por medios como La Sexta. Energúmenos ataviados de chachas, palos y cucharas de plata, como dicta Echenique para que repitan como cencerros los allegados. Temo que han querido cabrear para justificar así la futura represión.

Y no era un palo de golf, sino un simple (y visible) cepillo, elevado así a símbolo facha por los analistas de los medios gubernamentales y los independentistas. Casi todos los medios han dado por bueno lo de los palos violentos, con un elitisimo irresponsable unido a la bandera española, convertida ahora en insultado símbolo de peligro social. Es un bulo lanzado por La Sexta donde, como saben, lo que no les conviene lo tildan de "odio y mentira". Menos mal que en Atresmedia tienen referentes de credibilidad como Matías Prats (su entrevista a Pablo Iglesias la deberían poner a los becarios), Vicente Vallés, Sandra Golpe o Carlos Alsina.

La interesada miopía de La Sexta, que no es casual, no es sólo confundir con malicia la forma de un palo de golf sino menospreciar y ocultar el evidente puchero que late en la deprimida sociedad española, vapor que empieza a soltarse en estas marchas.

La Sexta, con su nuevo lema Más Periodisney, prefiere alinearse con las directrices del gobierno, fabricar sus verdades y relegar a matemáticas lo que es nuestra gran tragedia. Han optado, junto a la Inquisición de Podemos, por incitar al menosprecio clasista, disuadirle a usted de la desconfianza ante estos dirigentes y culpabilizarle de las víctimas en cuanto se encarte.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios