EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

pilar larrondo

Posibles, alternativos y paralelos

Hace unos días investigadores de la NASA aseguraban haber descubierto la existencia de un universo paralelo al nuestro en el que el tiempo corre al revés. Las leyes de la física por las que se rige nuestro universo, en ese nuevo espacio descubierto, parece que funcionan a la inversa. Si ya costaba trabajo entenderlas en la rápida y breve introducción que se hace de ellas en el instituto, imaginar un funcionamiento contrario al estudiado produce todo un Big Bang en nuestras cabezas para el que no estamos preparados.

Siempre habíamos imaginado -basándonos en la ciencia o en nuestra propia ensoñación- la existencia de múltiples universos alternativos en los que, evidentemente, nuestra existencia estaba garantizada. En los mil y un universos imaginados nuestra presencia era incuestionable. En ellos, el rubio quizás fuera moreno, el temperamental pausado y el hijo de Satán la reencarnación de Jesucristo. En las posibles realidades alternativas siempre creemos ser lo contrario a lo que somos. La existencia de este universo paralelo aniquila por completo esta idealización universal, dejando que nuestra imaginación juegue a pensar en ese universo como un lugar en el que se va desde el futuro hasta el pasado. Desde el coronavirus hasta Atapuerca. Allí, en ese universo paralelo en el que el tiempo corre hacia atrás -el Benjamin Button de los universos- han sobrevivido al COVID-19 sin saber siquiera lo que era. Ellos empezaron en el final y terminaron en el principio. Han sobrevivido a todas las pandemias y, en su desescalada particular, van de regreso a las cavernas. Nosotros, en nuestro universo conocido, todavía no hemos sobrevivido al coronavirus. Sólo hemos visto algo similar a un destello al final de un eterno túnel y, como nuestros coetáneos universales, también hemos decidido comenzar la desescalada temporal y volver a la caverna a la que, para desgracia de Platón, terminamos regresando en todos los universos posibles, alternativos y paralelos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios