Vivo rodeado de papeles por motivos obvios. Pero quien me conoce también sabe que tanto en mi escritorio del trabajo como en casa uso los folios por detrás para escribir antes de tirarlos para reciclar. Incluso la propaganda y las listas electorales (que el año que viene volverán a invadir nuestros buzones) acaban troceadas para escribir las listas de la compra. Cuando ayer volvía a mediodía a casa se me cayó el alma a los pies al ver a la empleada de una frutería tirar sin miramientos una docena de cajas de cartón vacías al contenedor general, mutilando la opción de una segunda vida. Ayer mismo, 1 de agosto, la humanidad consumió los recursos que es capaz de generar la Tierra en un año, por lo que hasta 2019 viviremos, según los expertos, en "préstamo" con la naturaleza que ya se está cobrando con altos intereses. Esa docena de cajas apenas supondría alargar el plazo un nanosegundo, pero somos más de 6.000 millones de personas y absolutamente todos responsables de lo que nos pase en el futuro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios