EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El partido que ofreció el pasado domingo la Balona en el Nuevo Colombino de Huelva -que suponía el colofón a una miniserie de tres encuentros ante otros tantos colosos de la Segunda B- deja claro que el equipo de La Línea es capaz de tutear a cualquiera. Sin embargo al final todo se va al traste por errores infantiles en la defensa. En este caso, un penalti made in Balona y la expulsión de Álvaro Vega -que se veía venir desde que el árbitro le perdonara la segunda amarilla en la pena máxima que cometió- pusieron a los albinegros de nuevo a contracorriente. La otrora casi inexpugnable defensa balona es el actual Talón de Aquiles del bloque.

El partido se pudo perder y también se pudo ganar, y el gol de Pito Camacho (que todos esperamos que sea el primero de muchos) puso las tablas en el marcador e hizo justicia a tenor de lo visto en el terreno de juego.

Hubo momentos en los que el equipo jugó bien al fútbol y fue superior al Decano del fútbol español, y de nuevo se ha vuelto a empatar un partido que se tenía perdido, pero no se termina de culminar una remontada. Ya recordó este periódico no hace muchas fechas que el equipo albinegro no culmina una desde el 30 de octubre de 2016.

Ahora llega el partido de Copa Federación, el jueves en el Iberoamericano ante un San Fernando inmerso en una minicrisis. Una victoria y la consiguiente clasificación darían oxígeno y mucha moral. Además se espera que el equipo esté arropado por su hinchada más incondicional.

Después, la Balompédica recibirá el domingo al Recreativo de Granada que aunque se encuentre en la zona baja de la clasificación, seguro que será un rival muy difícil al que habrá que derrotar para no descolgarse más de la zona noble de la tabla. Cada punto en esta categoría es oro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios