EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

Alberto Grimaldi

Debate, por fin

El primer asalto confirmó que se decide entre dos bloques: sin ganador claro. Queda otro y se notó

Tanto hablar de si habría debate y, por fin, lo hubo. Y aunque tuvo partes encorsetadas en las que cada candidato desgranaba su propio monólogo, poco a poco se fueron soltando y debatieron, bajo la batuta de un eficiente Xabier Fortes, ante las cámaras de TVE.

Este primer asalto de los debates consecutivos -que varios candidatos reprocharon a Pedro Sánchez que trató de evitar- reafirmó que estamos ante unas elecciones en las que se decide si gobierna un bloque u otro, con pequeños escarceos entre los integrantes de cada bando: sin hacerse sangre.

Las capacidades catódicas de Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pablo Casado quedaron patentes desde el principio, con un Sánchez más tenso y agarrotado que poco a poco ganó confianza: se repuso.

Ni PP ni Cs ocultaron que se desean poselectoralemente y que consumarán un pacto si los números les dan, como ocurrió en Andalucía. Pero para eso necesitan a un tercero, ausente ayer: el PSOE lo recordó cuanto pudo. Y tampoco es seguro que con la derecha dura lleguen a sumar. Se fajaron en recordarle al candidato presidente su alianza con los separatistas y levantando expectativas sobre supuestos indultos. Deberían decir Ley de Amnistía, porque para ser indultado hay que reconocer el delito y sólo veo a los procesados por el Supremo negar que delinquieran.

El bloque de la izquierda estuvo menos nítido, porque Iglesias teme que Sánchez trate de pactar con Rivera si puede. Lo repitió incesantemente. El líder morado se esforzó en ser moderado y en encarnar mejor las políticas de izquierda, con la Constitución como guía. El presidente se centró en su mensaje social y alentó el temor a la ultraderecha. Trató de hacer fortuna con el detector de verdades hasta que Casado le cazó en la mentira de la revalorización de las pensiones: error. Cuidó a Unidas Podemos y enfatizó todo lo que pudo que su no es no se extiende a la independencia de Cataluña.

No hubo un claro ganador. Queda otro asalto y se notó.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios