Análisis

Antonio Sempere

Cine, Historia

Vamos A ver si hablamos claro acerca de Historia de nuestro cine. Precedentes: el programa debía haber acabado en marzo con su emisión número 1.000. Su objetivo era rescatar películas del periodo comprendido entre 1930 y finales del siglo XX, contextualizadas debidamente e ilustradas con un coloquio. Situación actual: su emisión se reduce a los viernes, con un programa doble y un presunto coloquio que se emite entre ambas películas.

Aterricemos en la realidad. Viernes 19 de octubre. Presunto tema del coloquio: compositores. Asistentes, Pedro Olea y Pascal Gaigné. Duración: 17 minutos. Películas: Mensaka y After, ambas del siglo XXI. Otro ejemplo. Viernes 26 de octubre. Tema del coloquio: películas basadas en hechos reales. Invitados, Manolo Matjí, Pedro Miguel Lamet y Mar Targarona. Duración, 16 minutos. Películas: Horas de luz, siglo XXI y Trágala, perro (1981).

Primera apreciación: ¿cómo se puede calificar de coloquio una brevísima conversación de un cuarto de hora? Una breve tertulia a la que además se invita, con calzador, a Mar Targarona para que promocione El fotógrafo de Mathausen (en el caso del 26 de octubre). ¿Qué se puede reflexionar en ese tiempo? ¿Cabe promoción, contextualización, un mínimo de análisis?

El director de Horas de luz, Manolo Matjí, desarticuló sin darse cuenta el artefacto del programa cuando, con total sinceridad, reconoció que su película había sido emitida muchas veces por la televisión pública en los últimos años. Afirmación que tiraba por tierra el supuesto objetivo del programa: recuperar títulos inéditos o difíciles de ver. En el editorial de octubre de Caimán. Cuadernos de Cine Carlos F. Heredero fue especialmente duro con la decisión de cancelar el programa diario. Viendo los resultados no queda otra que darle la razón. Hubiese sido mejor una muerte digna. Que la dignidad, en la televisión pública, nunca está de más.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios