Análisis

francisco andrés gallardo

Boris

Ona Carbonell es la representante deportista que por hábitos de disciplina y competitividad alcanza la final de Masterchef Celebrity por la inercia de su potencial. Le pasó a Saul Craviotto, que ganó por aclamación y respeto el año pasado, y a la nadadora le puede pasar igual, pero que conste que ha recibido muchos más mimitos del jurado.

Suceda lo que sea, quien se ha revalorizado ante el personal es Mario Vaquerizo, por quien hace tres meses nadie hubiera dado un duro para que saliera airoso de hacer una tortilla a la francesa. El marido de Olvi es más personaje que persona. Esconde un tipo más brillante de lo que parece a primera vista, como nos ha demostrado, y mantiene una gran dosis de profesionalidad. Lo de buen compañero ya lo sabíamos (es casi el único español que puede pisar cualquier plató de cualquier canal sin que tenga que disculparse; no habla con daño de nadie) pero además se le reconoce un empaque de compañerismo sincero que es raro ver en las bandas de los realities.

Era el primero en animar a Boris Izaguirre, que alcanzó este domingo la fase eliminatoria hecho un manojo de nervios, lloriqueando y derrotado de antemano. Un formato como Masterchef confirma en cada entrega que la paciencia y la entereza están por encima de los egos y los conocimientos. El escritor, el más sentimental en las cajas con mensaje con que se abría, se autoderrotó en sus platos eliminatorios para no estar en la final del próximo domingo. Antonia dell'Atte es la que viene desde atrás creciendo. Como si fuera el Alavés. Sin Santiago Segura ni María Castro, para la final están dos de las previstas, Ona y Paz Vega; y en contraste, Antonia & Mario.

Boris cayó entre angulas justo el mismo día del estreno de su Sí, quiero ese vestido en DKiss. Un formato pequeño, ya conocido de su versión estadounidense y que Boris es el que anima para seguir sus historias. Con otro anfitrión estas novias de la calle de enfrente se quedaban solas a los pocos minutos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios