Jerónimo Andreu | Periodista y escritor

"No se han explotado literariamente todas las tramas que posibilita el Campo de Gibraltar"

  • El autor gaditano se estrena como novelista con ‘En el vientre de la roca’, un thriller que viaja por las fronteras sociales, políticas e incluso idiomáticas del Campo de Gibraltar

Jerónimo Andreu Jerónimo Andreu

Jerónimo Andreu

–¿Estás contento con cómo ha acogido el lector a ‘En el vientre de la roca’?

– Claro, estuve hace una semana en el festival Barcelona Negra con la editora y me dijeron que, aunque la primera novela siempre es más difícil porque hay que dar a conocer al escritor, están contentos. Ya estoy trabajando en una segunda parte, así que la novela va bien y yo estoy satisfecho con el resultado.

–Pero no es tu primer trabajo literario.

–No, ya he hecho varios trabajos para editoriales. Además de algunos encargos, he publicado un par de libros cortos sobre trabajos periodísticos –uno de ellos sobre casos de sucesos–, trabajé en una biografía de Obama y otras novelas que no he conseguido publicar porque eran más literarias. Con esta me respondieron rápidamente porque a la editora le gustó desde el principio.

–Te respalda un buen equipo.

Salamandra es muy buena editorial, apuestan mucho por la novela negra y arriesgan. Anik Lapointe, la editora, trabaja con el autor, no pasa como con otras editoriales que les mandas el manuscrito y te lo publican o no, pero el equipo de Anik sí está más encima y aporta.

En el vientre de la roca En el vientre de la roca

En el vientre de la roca

–¿Cómo nace la historia de esta novela?

–Quería hacer algo más ágil y entretenido de lo que había escrito hasta entonces. Cuando trabajaba de corresponsal hice un viaje a Gibraltar para unas entrevistas sobre los preparativos para el ‘Brexit’ y pensé en las posibilidades literarias que tenía alrededor. Entonces empecé a crear. Se me ocurrió plantear una revisión de la clásica novela de espías, protagonizada por un antiguo agente de la Royal Police gibraltareña al que el ‘chief minister’ le encarga que localice a la hija de un político británico desaparecida en La Línea.

–El Campo de Gibraltar es una zona muy singular y el libro refleja muy bien sus particularidades.

–Es muy rica, por eso vi las posibilidades literarias enormes y no se ha escrito mucho sobre la zona, no se ha explotado tanto como merecería. Teniendo esas condiciones tan particulares, tan pintorescas, en las que se juntan tantas tramas cinematográficas casi, desde el narcotráfico, el lavado de dinero, una situación política muy muy peculiar y, luego, toda una serie de elementos culturales que son también muy ricos, en especial el idioma. A mí es que el llanito me encanta, entonces ves que no ha tenido todo el tratamiento posible.

–Se plantea un reto al escribir partes en llanito.

–Abordar el asunto ha sido complicado y la editorial ha sido valiente. En la primera versión de la novela se hablaba, además de en español, extractos no muy largos de diálogos en inglés y partes en llanito y todo eso con pies de páginas para las traducciones. La editorial vio que eso era un rollo y hubo que recomponer para quitar las partes en inglés. En cuanto al llanito –del que me he comprado diccionarios y he visto horas de video– vimos que era importante pero como algo más testimonial para que le diera su parte de color pero sin pies de páginas ni traducciones. Para mí una de las cosas más importantes era reflejar, aunque fuera de una forma más superficial, el tema del idioma.

–Hombre, le da verosimilitud al personaje.

–Para mi es una cosa natural que si se habla de Gibraltar tiene que estar ahí el llanito pero hay personas que han leído la novela y me dicen “cómo un inglés va a decir pisha, eso no es posible” u otras a las que no le parece creíble porque no entienden que un policía se refiera a alguien como ustedes sois... Si no eres de Cádiz, bueno, te puede sonar un poco a chino, pero es verdad que para mí era imprescindible que los personajes hablaran así.

–Destacaría la construcción de tantos personajes.

–La gran oportunidad que da la novela negra donde hay un investigador es que al protagonista lo puedes mover por todos los estratos sociales y por un montón de sitios en los que si no, no sería verosímil que estuviera una misma persona. Yo quería incluir muchos retratos de personajes muy distintos que confluyen en esta comarca tan especial. Así queda reflejado desde el tío que vende la lotería ilegal hasta el ‘chief minister’ de Gibraltar, que queden ahí de manera fidedigna.

–La novela presenta una constante búsqueda y cruce de fronteras.

–Esa es la gracia de tener al investigador, que va de un lado al otro del espejo continuamente, claro.

–Y, ¿cuál es el siguiente paso?

–Continuar con la promoción de la novela que ya la presenté en Madrid y recientemente en Barcelona Negra, donde estuve en una charla sobre narcotráfico y novela con Nacho Carretero. Ahora seguiremos por algún festival más de novela negra.

–Pero la vida de Joseph Sánchez aún no se ha terminado de contar...

–Ya estoy trabajando en la segunda parte. El germen de la novela nació ya con el pensamiento de varias partes, no quería cargar mucho las tintas sobre algunos aspectos de la biografía del personaje para ir dosificando en varias entregas detalles sobre el protagonista –Joseph Sánchez–, sus relaciones y otras cosas que se han ido cocinando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios