Cultura

El tren de los instantes flamencos

  • El fotoperiodista sevillano Paco Sánchez expone sus retratos para esta cita con el jondo

Chano Lobato, Fosforito, José Mercé, Merche Esmeralda, Sara Baras, El Pele, Paco de Lucía, Diego El Cigala, Matilde Coral, Vicente Amigo, María Pagés, Pastora Galván, Blanca del Río, Miguel Poveda... La lista es interminable. Practicamente, todos los nombres propios del flamenco, de ayer y hoy, han pasado frente al objetivo del fotoperiodista Paco Sánchez (Dos Hermanas, 1946), que ahora ve cómo sus imágenes cobran movimiento.

En el marco del Festival Internacional de Cante de Las Minas, que alcanza esta edición el medio siglo de vida, varios trenes de larga distancia que enlazan la ciudad de Cartagena (próxima al municipio de La Unión, donde se desarrolla el certamen) con Valencia y Barcelona mostrarán en su interior una selección de 60 instantáneas, entre retratos, actuaciones y ambientes flamencos, bajo el título Un tren de grandes artistas, que podrá ser contemplada por más de 75.000 viajeros durante este mes, según los cálculos de Renfe.

Las fotografías -de gran formato, en blanco y negro y a color- componen un recorrido por "figuras legendarias" que han visitado el festival en estos 50 años de vida. Pero también son un repaso a la obra de Sánchez, Premio de las Artes Plásticas 2010 de la Cátedra de Flamencología de Jerez, amén de profesional de la radio, vinculado al mundo del jondo desde 1975.

Por aquella época, quien es hoy actual coordinador de Flamenco Radio.com colaboraba con algunos medios locales, entre ellos los desaparecidos Pueblo y Suroeste, "haciendo fotografías de todo tipo". "Fui a transmitir un homenaje que le daban a Farruco el 1 de febrero de 1975 -recuerda, gracias a un archivo ordenado hasta el milímetro- y me encontré con los artistas más importantes del flamenco de todos los tiempos: Fernanda y Bernarda de Utrera, Camarón, Terremoto, Antonio Mairena...." A los meses, acudió a la Puebla de Cazalla a cubrir otro recital: un mano a mano de Diego Clavel y José Menese, en el que quedó "impactado por la fuerza dramática del cante". Fue ése el inicio de una relación íntima y fructífera de Sánchez con el universo flamenco, como aficionado por un lado, y, sobre todo, como testigo, cámara en mano, de la evolución de este arte y de la tecnología que le ha permitido captarlo. "Lo digital ha revolucionado la fotografía. Pierdes el miedo a hacer fotos. Vengo de la época en que un carrete costaba dos mil pesetas y revelarlo otras dos mil, te salía carísima cada foto", apunta.

La exposición que presenta en Murcia es, además, reflejo de la condición humana. De las fotografías "impetuosas, viscerales" de su juventud, ha pasado "al retrato reposado" de la madurez. Años en los que se ha topado con más de un reto, entre ellos, el de "hacerle una foto publicable a José Monge Camarón. Todas las fotos que le hacía eran primerísimos planos que reflejaban tanto dramatismo, tanto dolor en su cara, que no me sentía con derecho a mostrarlas".

Con varias exposiciones fotográficas en proyecto, destaca la que ocupará, durante la Bienal, el Cuarto Alto del Apeadero del Real Alcázar. Bajo el título de Inolvidables. Voces para el recuerdo, Sánchez mostrará en imágenes "la memoria" del cante flamenco en los retratos de Chocolate, La Niña de la Puebla, Valderrama o El Gallina, por citar algunos de los cantaores con los que se ha reencontrado después de "escarbar" en un archivo testigo del mejor flamenco de las últimas tres décadas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios