Cultura

El show debe continuar

Comedia musical, EEUU, 2014, 107'. Dir: James Bobin. Int: The Muppets, Ricky Gervais, Ty Burrell, Salma Hayek. Cines: Cinesa Los Barrios.

Hace tres años que los legendarios Muppets resucitaban su franquicia con un reseteado de sus mejores bazas a partir de una exaltación del show business que funcionaba sobre la nostalgia y la autoconciencia como armas para su resurgir posmoderno en plena era de la nueva comedia americana.

Tras aquella gozosa entrega se impone una secuela igualmente autoconsciente ya desde su mismo arranque, justo a pie de set donde se clausuraba aquella, anunciando que el show debe continuar mientras los productores y el público así lo estimen oportuno. La premisa ahora, reunida de nuevo en armonía la familia teleñeca, es girar por el mundo, sólo que esta tournée no esconde otra cosa que la tapadera para que un malvado representante (Ricky Gervais, que parece disfrutar como un niño en el empeño) y una no menos conspiradora rana impostora asalten los museos de media Europa (Berlín, Madrid, Dublín) con el fin de llegar hasta las mismísimas joyas de la Corona en la Torre de Londres.

Así, lo mejor de este festivo tour descansa en sus interludios musicales, en el desdoblamiento de la trama en el desternillante gulag siberiano a donde ha ido a parar prisionera la rana Gustavo, en los múltiples cameos de estrellas (Tina Fey, Christoph Waltz, Ray Liotta, Danny Trejo, Salma Hayek o la mismísima Celine Dion) en clave loca y autoparódica, en la celebración, en definitiva, de un mundo mixto de humanos y muppets en el que todo es posible, hasta el sí quiero entre una rana heroica e indecisa y una cerdita obsesionada con triunfar en Broadway.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios