Cultura

Un rincón con mucha historia

  • Algeciras fue la primera ciudad fundada por los árabes en su conquista de la Península Ibérica · El CICA reconstruye la vida cotidiana de los siglos XIII y XIV del municipio para que no caiga en el olvido

Algeciras fue tomada por los meriníes, miembros de la dinastía Bereber, en el siglo XIII y hasta el XIV. La ciudad se convirtió en una zona de contacto entre Europa y África, lo que le concedió un título muy importante en cuanto a la comunicación entre los musulmanes y los cristianos. Fue nombrada capital de una quora (provincia) que abarcaba los términos del Campo de Gibraltar, Vejer, Gaucín y Estepona. El rey meriní que fundó la zona fue AbuYaqub Yusuf al-Mansur, más conocido como Yusuf II.

El dominio árabe se extendió hasta Europa. Durante ocho siglos, los árabes dominaron Al-Ándalus y los cristianos, para defender su territorio, construyeron una fortificación que rodeaba la ciudad, denominada Puerta de Gibraltar, conformada por torres, murallas y puertas, que impedía el acceso fácil a ella. Después del Cerco de Algeciras, batalla que mantienen cristianos contra musulmanes, Alfonso XI tomó la ciudad a los musulmanes, que fue dominada durante 25 años, hasta que los musulmanes volvieron a conquistarla. A finales del siglo XIV, por no poder mantenerla económicamente, los nazaríes destruyeron la ciudad, que quedó arrasada completamente, para que nadie pudiera disfrutar de lo que ellos habían construido durante siglos.

Dejando muy pocas referencias del pasado islámico, las excavaciones realizadas entre los años 1996 y 2008 en la zona de la Villa Nueva (alrededor del centro de la localidad) desenterraron parte del sistema defensivo que envolvía la ciudad de Algeciras. Los restos encontrados se trasladaron al Museo Municipal de la localidad, y las recreaciones de las originales se exhiben en el Centro de Interpretación de la Cultura Andalusí (CICA), espacio museístico creado en 2009 para conocer la historia de la conquista musulmana y el periodo islámico de Algeciras. Situado en la prolongación de la Avenida Blas Infante, el centro se encuentra frente al recinto arqueológico y sobre el antiguo cementerio meriní, y alberga en su interior los restos arqueológicos que se encontraron en esta parte del municipio. El CICA pretende recuperar esa etapa de la localidad algecireña, para conocer la vida cotidiana de la época mediante el rescate de piezas.

El centro se dispone de dos plantas en las cuales se reparten todas las réplicas de las piezas de la época musulmana. Al entrar, el visitante conoce las primeras piezas expuestas en la pared. En la sala contigua, la proyección de un documental informativo sobre esta interesante época de la historia de Algeciras relata el pasado de la localidad, a la vez que se puede disfrutar de una veintena de trabajos realizados por niños de primero de ESO sobre las murallas medievales y la cronología de Algeciras.

Asimismo, al fondo, las recreaciones de las tumbas manifiestan el ritual de enterramiento tradicional de los árabes, que se caracteriza por su simplicidad. Colocados mirando hacia la Meca, los cuerpos inertes se enterraban en una fosa y se colocaba una estela o piedra sobre la cabeza y los pies, para distinguir las tumbas. No solían enterrarse con efectos personales. En la entreplanta, un ventanal a la derecha abre la visión de las murallas y las ruinas meriníes, que descansan junto al Parque María Cristina. La visita también incluye un plano actual de la ciudad con el trazado de las murallas medievales, y más piezas de la colección datadas entre los siglos XIII-XIV: una redoma (para escarcir líquidos), un candil, un anafre (hornillo portátil) o una lamparilla.

La directora del centro, Rosabel O'Neill Pecino, ha organizado, junto con la delegación de Cultura, muchas visitas guiadas durante el curso académico para los niños del municipio y alrededores, así como la organización de grupos por la delegación de Turismo, que se acercan a la ciudad para ver de primera mano los yacimientos y deleitarse un poco con la historia cultural con la que cuenta Algeciras. En verano, tal y como declara la directora, siguen organizando eventos culturales, así como conciertos, talleres de verano, etc. "El verano pasado organizamos dos conciertos, que se disfrutaron en la planta de arriba: un concierto de música clásica y uno de copla", manifiesta O'Neill, que destaca que el objetivo del centro es "que la gente sea consciente del patrimonio cultural de Algeciras".

El CICA ha recibido ayudas de la consejería de Cultura para seguir investigando, encontrar más yacimientos y abrir los horizontes de la cultura islámica de la ciudad. Actualmente "con la crisis es mucho más difícil", afirma la directora. Este centro de interpretación pretende estudiar y dar a conocer al público la historia de la ciudad, reconstruyendo el pasado de una Algeciras cargada de historia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios