Cultura

El regreso de Spiderman gana solvencia

Acción, EEUU, 2014, 141 min. Dirección: Marc Webb. Guión: Alex Kurtzman, Roberto Orci, Jeff Pinkner. Intérpretes: Andrew Garfield, Emma Stone, Felicity Jones, Jamie Foxx, Paul Giamatti. Cines: El Centro (Cádiz), Bahía Mar (El Puerto de Santa María), San Fernando Plaza, Yelmo (Jerez), Multicines Jerez, Cinesa Los Barrios.

Un buen director es capaz de sacar agua de las fuentes más agotadas. Y la franquicia cinematográfica de Spiderman parecía estarlo tras la excelente trilogía rodada por Sam Raimi entre 2002 y 2007. Pero Marc Webb es un buen director y ha sabido, contra todo pronóstico, darle continuidad. Debutó con una excelente pequeña comedia que no permitía adivinar en él al firme conductor de multimillonarias máquinas de efectos especiales. Realizó después dos buenas series de televisión: Lone Star (que fracasó y cuya emisión fue suspendida) y Silk (que triunfó). Con este escueto bagaje se hizo cargo, en una decisión de producción sorprendente, del regreso a la pantalla de Spiderman con The Amazing Spider Man (2012). Inferior a la trilogía de Raimi pero suficiente para dar nueva vida a la franquicia. Gracias a ello se le encargó esta segunda parte de lo que se anuncia como una tetralogía. Afortunadamente el resultado supera a la película anterior.

Webb ha aportado a la serie una aún mayor humanización del superhéroe -y eso que Peter Parker es el más vulnerable y más unido a una imagen nostálgica e idílica de la clase media americana de los 50/60, muy bien definida por Raimi en los personajes de sus tíos y su amable mundo doméstico- en perfecta compatibilidad con unos efectos especiales que superan a los de la primera entrega. En este caso no se trata de exagerar el lado oscuro o trágico del superhéroe, según la última moda wagneriana y herrumbrosa consagrada por Nolan, sino de explotar sus aspectos más indefensos y humanos. El superhéroe que no quiere serlo, o que pretende ser feliz viviendo una vida corriente, parece una versión pulp-consumista de La última tentación. Al fin y al cabo mucho se ha escrito sobre los superhéroes como versiones neopaganas, creadas por la necesariamente superficial cultura popular de masas, de la figura de Cristo.

Cuenta la película con un muy buen elenco de malos espléndidamente (lo que quiere decir histriónicamente) interpretados por Jamie Foxx (Electro), Dane DeHaan (el Duende Verde) y Paul Giamatti (Rhino). Que actúan como eficaz contrapeso de los efluvios sentimentales de Andrew Garfield y Emma Stone. Al fin esto es un tebeo y son los malos quienes más acercan esta película eficaz a ese universo de papel.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios