Enrique Morales. presidente de la Peña Flamenca Cultural Linense

"El patrimonio flamenco puede dar atractivo a La Línea"

  • El dirigente defiende el flamenco como gran atractivo cultural para el turismo y reclama más ayudas del Estado para potenciar un arte único

Esta entrevista a Enrique Morales, presidente de la Peña Flamenca Cultural Linense, se realizó en el descanso de un recital del cantaor sanroqueño Juan Delgado. Fue una tarde feliz de cante y vivencias flamencas en La Línea de la Concepción, en la que Delgado presentó además su quinto disco. En una de sus intervenciones como presentador del acto, Morales dedicó a su padre enfermo unas cariñosas y muy emotivas palabras. La vida te regala rosas un día. Y al otro te espera con puñales. Y así, el lunes 31 de octubre, uno de esos reveses llegó en forma del fallecimiento de Francisco, el padre de Enrique y David Morales, este último uno de los mejores bailaores de nuestro país. Esta conversación se produjo cuando este varapalo aún no se había cruzado en el camino. En ella, un Enrique Morales lleno de energía y proyectos deja importantes pinceladas de por dónde camina este arte en el Campo de Gibraltar. Dicen que a los flamencos los salva el flamenco. Que así sea.

-Estamos viviendo una gran tarde flamenca en La Línea

-Sí, claro, y nuestro potaje de berzas ha salido genial (ríe). La Peña Flamenca Cultural Linense, desde que se fundó, intenta conservar la familiaridad que siempre hemos vivido. Y luego el cante de Juan Delgado y la guitarra de Antonio Carrión, que son un gustazo. Ha cantado por soleá, por alegrías, malagueñas, por tientos, tangos. Un lujazo.

-Esta entidad, que celebra su 35 aniversario, está en un gran momento. Pero quiere mudarse. ¿Cómo está ese proyecto? ¿Medio o largo plazo?

Vamos dejarlo en medio, no vayamos al largo porque al final siempre se rompe. En el año 1992 inauguramos aquí, en Los Junquillos, y veníamos de no tener sede alguna. Adecentamos un lugar muy bonito y, pasado el tiempo, la verdad es que contamos con dos museos y tenemos un buen ambiente. Pero bueno… La verdad es que intentamos ir a más y no por egoísmo de la peña sino por beneficio de la propia ciudad. Queremos crear un icono turístico porque es nuestra aportación al debate sobre qué debe ser La Línea de la Concepción, si una localidad turística o dedicada a los servicios o la industria. Tenemos los kilómetros de playa y lugares como Alcaidesa. Y nosotros tratamos de ayudar a impulsar un icono turístico andaluz que no se suela ver, agrupándonos con el museo taurino Pepe Cabrera y creando un referente expositor porque disponemos como tesoro de las grandes cuatro esculturas que dejó Nacho Falgueras, discos de pizarra, gramófonos, todo el material que nos legó Juan Mesa… Todo eso no lo tiene nadie más que nosotros. Podemos hacer algo muy grande y atractivo. Si fuéramos egoístas nos quedábamos aquí y no nos complicábamos la vida. Pero nuestro patrimonio flamenco puede dar atractivo a La Línea.

-Usted siempre reclama alcaldes flamencos. Una petición que puede resumirse en una reivindicación de mayor apoyo institucional.

Hace un par de meses decidimos en la directiva presentarnos con todos los partidos políticos y el que salga elegido que lo nombren concejal de Cultura y así nos tienen en cuenta seguro (ríe). Necesitamos el apoyo de todos. El Ayuntamiento tiene las posibilidades que tiene, pero buscamos ayuda también de Junta y Diputación. Con la Mancomunidad, las peñas de la comarca nos vamos a reunir muy próximamente para analizar los proyectos de 2017. Pedir una subvención es cada día más complicado, mínimo hay que ser doctor. Y el Estado no colabora mucho en ayudas para el flamenco. No vale que lo declaremos Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y luego no demos contenido a eso ni un apoyo sólido. Las peñas damos todo, somos las valedoras de su potenciación y conservación, pero necesitamos respaldo.

-Hablemos de su hermano, David Morales, uno de los bailaores más importantes de España

-Está en un muy buen momento de su carrera, ahora en noviembre hace un año de su regreso de Nueva York y ha hecho gira por Paraguay y Venezuela. Va pronto a Córdoba y tiene cosas cerradas para el año que viene incluso. El otro día estuvimos mirando juntos cuando empezó, en 1979…

¡Y usted se tiene que acordar mejor que él porque para eso es mayor!

Sí, jajaja, y porque afortunadamente conservamos los carteles de aquellas primeras actuaciones. Empezó en aquel 1979 en el primer festival flamenco que se hizo en Los Barrios, con Camarón, Fosforito… Qué tiempo de grandes festivales y figuras. En La Línea teníamos el que organizaba Fernando Camborio en el Teatro Parque. Me llevaba mi padre y duraba 14 horas. Hoy no serían económicamente viables ni el público te aguanta tanto tiempo en una silla. Pero, en definitiva, es muy difícil vivir del arte y David lo está consiguiendo. Eso es lo importante.

-Y para un aficionado linense… ¿Cuál es su cantaor referente?

-Sin lugar a dudas, Antonio Fernández de los Santos, Antonio El Chaqueta. Hay y habido muchísimos, pero él… Estoy releyendo el libro que hizo sobre su figura el flamencólogo Ramón Soler y él lo dice: era el mejor cantaor para los aficionados y los propios artistas de aquella época. Dejó escuela. Camarón bebe de esa fuente y le dedica un cante en uno de sus discos. Cuando te encuentras con un profesional alabado por los mismos profesionales pues… Eso ya lo dice todo. Y cuentan que fue el mejor de los mejores. El flamenco me gusta por entero, pero él era una enciclopedia del cante y hacía cosas que nadie alcanzaba, como sus célebres trabalenguas, los primeros corríos, en fin.

-¿Y un cantaor linense para el ahora?

-Joselito Campos Cortés, Joselito Montoya, tiene el futuro en sus manos. Es un cantaor de presente a sus 22 años, su abuelo lo era y, de hecho, teníamos un recital de él para el 18 de noviembre por el Día Internacional del Flamenco que hemos tenido que aplazar porque se nos va un mes al tablao de El Cordobés. Le ha cantado ya al Pipa y a David Morales. Buena persona, muy educado. El futuro está en sus manos.

-Las peñas flamencas del Campo de Gibraltar viven un momento de unidad y colaboración

-Sí, de entre las que estamos intentando ayudar y reactivar, Jimena tiene hasta su local y queda remontar Tarifa y Castellar, donde ya hacemos gestiones. Del resto, Algeciras, La Línea, San Roque, Los Barrios y Taraguilla gozan de buena salud. Haremos en 2017 el segundo mayo flamenco y el II Festival del Campo de Gibraltar. Vamos hacia adelante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios