Clausura

Un impagable universo musical como fin de fiesta

  • Dani Casares y la Orquesta Sinfónica de Málaga interpretan en el parque el 'Concierto de Aranjuez' que popularizó el genio de Algeciras para cerrar una semana de un nivel muy alto

Dani Casares y la Sinfónica de Málaga, ayer en el parque de María Cristina. Dani Casares y la Sinfónica de Málaga, ayer en el parque de María Cristina.

Dani Casares y la Sinfónica de Málaga, ayer en el parque de María Cristina. / erasmo fenoy

Comentarios 1

El V Encuentro Internacional de Guitarra Paco de Lucía acabó anoche con la propuesta de Dani Casares y la Orquesta Sinfónica de Málaga, que pusieron en pie el espectáculo Concierto de Aranjuez, añadiendo acertadamente creaciones del trabajo La Luna de Alejandra. Se trata de la primer obra sinfónica compuesta por el guitarrista malagueño, orquestada por los maestros Évora y Arturo Díez Boscovich, que ayer llenó el Parque María Cristina. Éste último se encargó de la dirección anoche.

El ganador del Bordón Minero del certamen de la Unión, cuando tan solo disfrutaba de dieciséis años de edad, mostró su arsenal creativo en ambas partes. Si bien en la primera ofreció una recreación con sabores íntimos del concierto que en su día diera aún más fama Paco, en la segunda mitad depositó ante su gente la palpitación de lo que nace del corazón. Estuvo entre el público José María García Urbano, alcalde de Estepona, ciudad natal del artista.

Deleite absoluto por la conformación de un lenguaje musical inconmensurable que dio categoría al cierre de esta edición, de una forma especial, de forma sublime y con un brillo que nos deja el gran sabor de boca de lo acaecido en estas seis jornadas de cultura musical. El silencio más absoluto fue la tónica entre los asientos del parque, no podía ser de otra manera. Si en otras noches el mensaje desde el escenario venía disfrazado de fiesta, ritmo y desparpajo, la actuación del domingo invitaba a todo lo contrario. Por eso salivamos dispuestos a recoger los mejores matices en gusto, porque a veces el sonido dice más que mil imágenes, que no diría el refrán.

Cerramos los ojos y nos paseamos por la radiografía de una de las composiciones más bellas de nuestra música y que gracias al compositor Joaquín Rodrigo, podemos mostrar hoy día como principal carta al mundo. Esta composición musical para guitarra y orquesta ha sido versionada por determinados artistas del clásico, incluso intérpretes de géneros como el jazz o el blues. Instrumentos de cuerda, de viento o percusión se unieron en el escenario que ha visto pasar durante esta semana atrás a artistas de talla internacional y que hacen de este festival anual una cita de envergadura y que cada año supera con creces las expectativas.

En la misma gala asistimos al acto de entrega del premio que otorga la compañía Red Eléctrica, firma colaboradora, que este año ha querido establecer y entregar un reconocimiento a una personalidad que ha sumado a la cultura, vinculada claramente al flamenco y a la figura de Paco, obra de Isaac Peña.

Esta Guitarra Especial de Algeciras no podría ser para otra persona que Pepe de Lucía, afamado compositor y artista, hermano del protagonista del Encuentro y, por qué no decirlo, asistente a todos los conciertos que se han celebrado desde el inicio de la muestra. El apoyo que Pepe ha mostrado siempre para con el festival se ha querido agradecer en forma de gratitud pública, así como por su prestigiosa trayectoria.

Broche de oro para una edición en la que se ha podido apreciar la versatilidad de los programas de mano. Carteles que bien podrían estar en capitales europeas con músicos que han vuelto a colocar a Algeciras en la meca de la cultura del sur de España. La programación ha vuelto a ser de un nivel muy alto, considerable para la universalidad que la historia del mito algecireño merece. Aplaudimos que año tras año se encuentre a los artistas que mejor puede conformar un ciclo en el que predomine la calidad y la variedad. Este año la muestra fue inaugurada por el guitarrista algecireño José Carlos Gómez, que presentó en su tierra Origen, dejando destellos de un carácter brillante, y que reivindicó la nueva generación que lleva a esta tierra como bandera por los confines del mundo. Ha habido espacio para la copla, el pop, o la canción melódica. Pastora Soler quiso elegir esta ciudad como una de las citas importantes de su gira La Calma, cuyo resultado no fue otro que triunfal. La sevillana se entregó y mostró total agradecimiento a la organización por la oportunidad de actuar aquí. Este es otro de los factoras más favorables de este certamen: los artistas quieren venir sea como sea porque supone una oportunidad idónea para sumarse al reconocimiento al guitarrista más universal de la historia.

La música es el motor de este festival, por eso ha habido presencia de instrumentos distintos a la guitarra. El violín de Paco Montalvo entusiasmó y logró cosechar piropos y aplausos de los tantos seguidores que acudieron a la cita, así como ovación hubo para Estrella Morente. La granadina, hija de Enrique, estuvo sensacional en la noche del sábado, realizando un recital ortodoxo y tradicional, sumando al repertorio alguna copla, sevillana o canción. El viernes presentaron credenciales los guitarristas Antonio Rey, como solista, Diego del Morao, acompañando al cantaor Antonio Reyes, y el baile lo puso Farruquito. Alto voltaje, que ya dijimos en la crítica al respecto. Pero si este certamen adquiere año a año más valor es por el ciclo de conferencias, exposiciones, flah mob, cursos paralelos...

Un año más el balance no es que sea positivo, es que es extraordinario. Larga vida al Encuentro, que Paco todo lo pueda, y que el gobierno local y la empresa organizadora sigan creyendo como hasta ahora en esta cita por la que merecen la mayor de las ovaciones del festival.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios