José guirao. Ministro de cultura y deporte

"Me gustaría que la gente viera más cine español y leyera más libros"

  • Ha pasado unos días de descanso en su tierra, Almería, donde ha tenido tiempo para estar con sus amigos y darse un respiro antes de volver con nuevas ideas a su despacho en Madrid

Comentarios 7

Es una mañana calurosa en el Pozo del Esparto, una barriada de Cuevas del Almanzora. Durante unos días ha estado de descanso el nuevo Ministro de Cultura y Deporte. Es un terreno que conoce bien José Guirao ya que nació muy cerca, en Pulpí, en 1959. Ataviado con un sombrero para evitar el sol, el titular de Cultura del Gobierno de Pedro Sánchez recuerda haber visto hace pocos días la película El bueno, el feo y el malo de Sergio Leone, rodada en Almería. "Es una película fantástica, todos los actores brillan", confiesa Guirao en el chiringuito Casablanca.

Diputado provincial de Cultura en la época de Antonio Maresca, pasó tras diversos cargos en la Junta de Andalucía a la dirección del Museo Reina Sofía y de La Casa Encendida en Madrid. Es una persona cercana, un trabajador nato, un gestor cultural como pocos. Sigue siendo el mismo, con más experiencia y con mucha ilusión. Sin duda, su llegada al Ministerio de Cultura y Deporte ha supuesto una ola de aire nuevo. Llega cargado de ideas y de grandes proyectos.

-Están trabajando para reformar el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem).

-Así es. El modelo administrativamente se ha quedado muy encorsetado, es un modelo administrativo muy complicado para gestionar todo esto. Hemos abierto una mesa de trabajo con los sindicatos y vamos a invitar a los distintos sectores para que den ideas, con la intención de crear una estructura administrativa nueva, que facilite el trabajo de las compañías nacionales y el que éstas se puedan mover mejor por todo el territorio español, porque ahora se mueven, pero menos de lo que deberían.

-Es decir, que piensan darle otro enfoque.

-Queremos que el Inaem, que ahora lo que hace mayormente es repartir subvenciones, también se centre en recursos técnicos y en la formación de los profesionales.

-El cine, siempre el cine. Los que están detrás de la cámara se quejan de que se necesita más dinero para rodar... ¿Cuáles son, desde Cultura, las previsiones de cara al futuro?

-Este año vamos a mejorar las ayudas al cine porque hemos conseguido 10 millones extras, y así habará 47 millones para la próxima convocatoria que saldrá en octubre. El cine necesita más dinero y vamos a intentar dotarlo de más presupuesto. Técnicamente, hay cosas de esta industria que han mejorado mucho en los últimos años como es el cine de animación, muy costoso y lento. La idea es mejorar eso progresivamente.

-Al menos se ha conseguido reducir el IVA en las entradas de cine, algo que los espectadores venían solicitando.

-Así ha sido. Estamos estudiando bajar el IVA de todos los procesos de producción, no sólo en el cine, sino también en el teatro, la música, la danza o la ópera, es decir, en todo aquello que son artes escénicas y audiovisuales. Hemos creado un grupo de trabajo interno con el Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social porque también el sector del cine y el teatro tienen muchos temas laborales que resolver.

-Realmente son profesiones que no tienen continuidad.

-Los profesionales que se dedican a este sector tienen un panorama complicado al no ser trabajos estables. Hay directores que trabajan un período de tiempo y luego están otro tiempo en paro. Hay que buscar mecanismos para que los impuestos se puedan repartir en varios ejercicios. Con los actores pasa lo mismo.

-En los últimos años la Sociedad General de Autores de España (SGAE) ha sido noticia y en algunas ocasiones de forma negativa. ¿Cómo contempla el futuro en una institución que reúne a tantos creadores?

-El Ministerio de Cultura, antes de que yo llegara, ya estaba pendiente de la SGAE para que cumpliera la Ley. La obligación que tiene el ministerio no es interferir en su autogestión porque es una sociedad de gestión privada, pero tiene que cumplir las leyes. No la están cumpliendo y hay una serie de requerimientos como son cambiar los estatutos para adaptarlos a la normativa europea que no lo han hecho.

-¿Y que pasará si no responden al Ministerio de Cultura?

-Si no responden a esos requerimientos, si no hay más remedio, intervendremos la SGAE o le pediremos al juez que la intervenga. Es una medida que no me gusta nada porque generaría una mala imagen, y sería algo malo para los creadores, pero la ley hay que cumplirla.

-Usted es una persona muy preocupada por el tema de la propiedad intelectual. ¿Cuáles son las medidas que va a llevar a cabo en el futuro en este apartado?

-La batalla sobre la Propiedad Intelectual se está dando ahora en el Parlamento Europeo. Hay una normativa nueva relacionada con el tema de las redes sociales. Se ha perdido la primera votación, los países del sur estamos en una posición muy protectora y ahora en septiembre se van a retomar las negociaciones. Nuestra postura es la defensa a ultranza de la propiedad intelectual. A ver si en el Parlamento conseguimos que se apruebe esa normativa protectora sobre todo con las redes sociales.

-Cuando llegó al ministerio, los taurinos lo miraron de reojo. Ahora con las aguas calmadas, todo parece ir por el buen camino.

-He sido siempre sincero en este tema. Yo personalmente estoy por la defensa de los animales y creo que es una fiesta donde se ejerce crueldad. Ahora bien, hablamos de una tradición que viene de siglos, muy arraigada, cada vez menos porque las generaciones jóvenes se han separado mucho de eso, y las tradiciones ni se crean ni se quitan por decreto ley. Las tradiciones surgen, evolucionan, cambian, desaparecen o se mantienen según la sociedad en la que han surgido.

-Pero su posición siempre ha sido muy clara.

-Mi postura es que cuando uno toca las tradiciones tiene que ser muy respetuoso. Hay cosas que ya la sociedad no tolera y lo hemos visto con el Toro de la Vega, donde ya no se mata al toro. Hay que dejar que las cosas evolucionen, porque no hay que olvidar que detrás del mundo de los toros hay puestos de trabajo, hay paisaje, explotaciones ganaderas, etc. Como ministro voy a respetar y ver cómo evoluciona la sociedad española con ese tema.

-Dirigió el Museo Nacional Reina Sofía. ¿Cuál es la situación de los grandes museos en este momento?

-Los museos tienen tres funciones claves. Una es la conservación, que es que aquello que hemos heredado se mantenga en las mejores condiciones para las generaciones futuras. Los museos y archivos atesoran nuestra historia, que es una historia que tiene muchos matices, es la historia de las ideas, es la historia del pensamiento, la historia de la estética. Pero además de conservar, el museo es una fuente de investigación y, sobre todo, es un recurso educativo.

-Para una persona es clave visitar a lo largo de su vida un museo.

-Los museos educan, y educan, sobre todo, la sensibilidad. Los grandes y pequeños museos son una pieza clave para que la cultura llegue a todo el mundo de la forma más fácil y directa y en las mejores condiciones. Me parece que son una herramienta que merecen todo el respeto y apoyo del mundo. Hay que conseguir, sobre todo, que vaya más gente a los museos.

-Están en negociaciones con la baronesa Thyssen para que su colección se quede en España.

-La baronesa es una persona encantadora que tiene sobre todo una idea en la que coincidimos, que es que su colección se quede en España. Ella hará todo lo posible para que esa colección se quede en este país y nosotros también lo vamos a intentar. Nos hemos reunido ya y la negociación continuará y para diciembre queremos firmar el acuerdo. Y si no se puede, sería prorrogar hasta que lleguemos a un acuerdo definitivo.

-Otro caballo de batalla es el fomento de la lectura, algo esencial desde edades tempranas. Usted siempre ha sido sensible a este tema.

-Hemos recuperado la Dirección General del Libro con un mensaje claro. Una de las prioridades de este Ejecutivo es mantener y fomentar la industria editorial, que es una industria cultural que da muchos puestos de trabajo, y fomentar la lectura en todas las edades, sobre todo en la edad temprana y adolescencia, que es donde generas el hábito a la lectura. Lo fundamental es hacer programas de fomento de la lectura.

-¿Con que se quedaría satisfecho de su paso por el Ministerio de Cultura y Deporte?

-Me gustaría dejar un ministerio que en su organización responda a las necesidades que tiene ahora la producción cultural, ya que tenemos normativas que necesitan evolucionar. El ministerio tiene que ser algo muy ágil y lo más útil al sector. Los temas de legislación es necesario que se adapten a las nuevas necesidades, así como los temas de protección.

-Está claro que se prevén cambios de cara al futuro más inminente.

-La estructura administrativa de este departamento en bastantes temas es un corsé que no permite trabajar con la rapidez que se debe, sobre todo en los temas de las artes vivas como el cine, el teatro o la danza, y hay que adaptarse. Las formas de producción y distribución de los espectáculos han cambiado mucho.

-Se avecinan cambios en la Ley del Deporte.

-Quiero poner al día la Ley del Deporte que es del año 1990. Ha sido una buena ley, pero se ha quedado obsoleta. En estos 28 años todo ha cambiado mucho. El deporte femenino la ley no lo contempla; el tema del deporte inclusivo para personas con discapacidad no lo contempla tampoco. Hay temas de regulaciones de federaciones y de regulación de competiciones que empiezan a hacer aguas. Hay un consenso para que en el mes de noviembre se lleve el anteproyecto al Consejo de Ministros para que empiece su tramitación.

-Desde el punto de vista personal, ¿qué le gustaría que pasara a nivel cultural en este país?

-Me gustaría que la gente volviera al cine, y viera más cine español, y también que leyera más libros, que consumiera mucha más cultura. Nuestros índices de consumo cultural son todavía bajos en proporción a nuestro nivel medio de formación y a nuestro nivel de renta económica.

-En Granada hay un nuevo proyecto para buscar la fosa de Lorca. ¿Cómo valoran este hecho desde el ministerio?

-La familia no quiere que se busque, porque no entienden que los restos de su tío son más importantes que los restos de otros fusilados. Dicen que si se buscan los de todo el mundo, su tío es uno más. Por otra parte, la Junta tiene todo el derecho del mundo de buscar a Lorca o buscar a quien quiera. Entiendo a la familia y creo que habría que impulsar que se excaven todas las fosas, que las familias recuperen a sus familiares y esta historia se acabe definitivamente.

-Mantuvo una estrecha relación con Juan Goytisolo, del que fue gran amigo. Ahora hay una interesante exposición en el Centro Andaluz de la Fotografía (CAF) con las imágenes que él le regaló sobre sus viajes por los Campos de Níjar junto a Vicente Aranda.

-Esos negativos los trajo Goytisolo para una exposición que hicimos en la Biblioteca Villaespesa. Me entregó los negativos y me dijo que hiciera con ellos lo que considerara oportuno. Pasado el tiempo le propuse al propio Goytisolo hacer un álbum de fotos donde él escribiera lo que significó ese viaje iniciático a Almería junto a Vicente Aranda. Quedamos así, pero lo fuimos dejando y Juan primero se cae y trastoca todo y luego fallece. Tenía todos esos negativos en una carpeta guardada en Pulpí en casa de mi madre. Pensé en donarlos y coincidió en el tiempo con la elección de Rafael Doctor como director del Centro Andaluz de la Fotografía. El año pasado antes de Navidad entregué esas fotografías que ahora precisamente se exponen en el CAF. Juan me contó que hizo ese viaje por los Campos de Níjar con Vicente Aranda y es obvio que hay una serie de fotografiás que son de Vicente, aunque no sabría decir cuáles. Las otras las había hecho el propio Goytisolo. Él me explicó que había llevado a cabo cuatro viajes por tierras almerienses y que las fotos fueron tomadas ahí. Uno de esos viajes lo realizó con la escritora Simone de Beauvoir y el novelista norteamericano Nelson Algren.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios