Paulino Plata

El flamenco camina

Paulino Plata, consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, repasa las últimas actuaciones de su departamento en relación al 'arte jondo'.

EN el primer aniversario del flamenco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, así declarado por la Unesco el 16 de noviembre de 2010, el arte jondo, la expresión andaluza más genuina y universal de nuestra personalidad colectiva, ha dado pasos de gigante hacia su consolidación como elemento de cohesión social, en la conservación e investigación de su cadena genética, en la apertura hacia nuevos horizontes, en su carácter como materia curricular educativa y en su consideración como industria cultural influyente en el desarrollo económico: desde 2008, casi 900 empresas han participado en diferentes eventos internacionales. Ello está siendo posible por el interés de la ciudadanía andaluza y por la acción de las instituciones públicas.

Desde la Junta de Andalucía, en los últimos días hemos abordado dos acciones que creo relevantes: el primer Congreso Internacional de Flamenco y el establecimiento por el Consejo de Gobierno del Día del Flamenco en Andalucía el 16 de noviembre, lo que implica visibilidad, un aviso en la agenda y un emblema para la agitación de su industria asociada. El congreso nos ha traído muy interesantes propuestas que servirán de base para la redacción del Libro Blanco del Flamenco. La necesidad de unión entre todos los sectores y agentes del flamenco ha sido la conclusión general, así como el empuje a la creación de infraestructuras y asociaciones que fomenten la coordinación profesional y empresarial, ello debido a que, según el congreso, la parte artística ha crecido más rápido que su capacidad de organización. También se ha destacado que las subvenciones provocan una excesiva dependencia de lo público, y en todas las mesas se ha tratado la conveniencia de incluir el flamenco en la enseñanza.

Respecto al Expediente Unesco, la mayoría de compromisos están ya en marcha o iniciados, por ejemplo: en el ámbito de la protección, los Verdiales ya son Bien de Interés Cultural y hay otros cuatro expedientes próximos a su resolución; el Atlas Etnográfico del Flamenco se desarrolla dentro del de Patrimonio Inmaterial de Andalucía; se consolidan Flamenco Viene del Sur y el Ballet Flamenco de Andalucía, así como el sistema de ayudas a las peñas flamencas; por otro lado, el estudio de impacto económico que realiza la Universidad de Cádiz se halla en su tramo final.

Además de estas obligaciones, el presidente José Antonio Griñán se comprometió hace un año a iniciar de inmediato las tareas para que nuestro arte universal se incorporase a los currículos de la enseñanza, y a que la información y documentación del Centro Andaluz de Flamenco estuviese disponible en los cinco continentes: hoy existen Puntos de Información del Flamenco en las sedes del Instituto Cervantes de París, Tokio, Fez, Sao Paulo y Chicago, y se ha creado una comisión que estudia cómo llevar el flamenco a las aulas, de la que forman parte artistas indiscutibles o ligados a conservatorios. Por otro lado, el Gobierno de España, a propuesta de la Junta de Andalucía, incorporó el pasado 20 de mayo la especialidad de Flamenco en las Enseñanzas Artísticas Superiores de Grado en Música, con lo que se alcanza el máximo grado académico.

Como pueden ver nuestro arte representativo camina saludablemente en lo artístico y en su expansión internacional. Días atrás la propietaria de un centro docente privado de flamenco decía que tenía alumnos de 28 nacionalidades, lo que da idea del interés mundial que despierta. Naturalmente, también en Andalucía, donde las encuestas sobre hábitos o consumo culturales arrojan datos definitivos sobre el consenso social en el arte jondo: según el BACU 2010 el flamenco se identifica con cultura en un 77% de la ciudadanía andaluza; el estudio nos dice también que la curva de edad es casi recta, lo que apunta a su condición intergeneracional.

Estos días se celebran más de 80 conciertos o recitales flamencos en todas las provincias andaluzas y en las ciudades de Túnez, Sidney, Nueva Delhi, Estambul, Brasil y Moscú con motivo del primer cumpleaños del flamenco como patrimonio mundial. Desde aquí les invito a asistir y a disfrutar de los que puedan y a mantener el amplísimo acuerdo social que el flamenco congrega en la ciudadanía andaluza.

Etiquetas

,

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios