flaMENCO

Un fandango para Canela

  • Rocío Márquez encandila al público del Juan Luis Galiardo con una muestra de poderío vocal

Rocío Márquez, en el escenario del Juan Luis Galiardo, ayer. Rocío Márquez, en el escenario del Juan Luis Galiardo, ayer.

Rocío Márquez, en el escenario del Juan Luis Galiardo, ayer. / erasmo fenoy

Comenzaba ayer Rocío Márquez su recital recordando a su admirado Canela, titular del festival que está llevando a San Roque muestras del mejor flamenco. Y su actuación fue el mejor homenaje posible, una muestra de conocimiento, control y poderío vocal en un espectáculo que dejó con ganas de más al público del Juan Luis Galiardo.

En sus Cantes de luz la onubense combinó alegría y solemnidad, suavidad y fuerza. Retrocedió un siglo al combinar cante y habla para bordar el Romance a Córdoba de Marchena. Enganchó al público con una milonga para conseguir que se sumara al toque en sus caracoles. Y encogió el corazón con su Se nos rompió el amor.

La onubense cantó un fandango al borde del escenario para cerrar una noche muy especial

"Canta un fandango", jaleaba alguien al fondo. "En el bis te lo canto", respondió la onubense. Y lo cantó, sin micro, al borde del escenario, un recuerdo de la Huelva flamenca para cerrar una noche muy especial.

La onubense es una artista singular. Porque su flamenco es distinto y poliédrico a la vez. Su propuesta bebe de lo clásico, pero se aparta de él para forjar su propio camino y configurar esa personalidad que le es propia y sin intercambiabilidad posible. Es solo suya.

Su primer aprendizaje sí tuvo que ver con un escenario tradicional, el de la Peña Flamenca de Huelva, ciudad en la que nació en 1985. Pero ese fue el punto de arranque para la referida creación de un cante con carácter propio y, sin duda, muy atractivo por novedoso. A estas alturas seguro que está vacunada contra algunas opiniones intolerantes, en mayor o menor medida, a la evolución. Afortunadamente, con eso ya se suele venir de fábrica cuando se es así.

Hay un compromiso político y social en la figura de Rocío Márquez como artista que no es nuevo en la historia del flamenco. Léase José Menese o Manuel Gerena. Algo que en este arte, hasta ahora, ha sido difícil de hallar en referentes femeninos. Otro hito fundamental a su favor. Figura en su biografía su apoyo a causas memorialistas de la II República, reivindicaciones mineras en León -llegó a cantar al fondo de una mina por los trabajadores- y es conocida su lucha en favor de un IVA que promocione la cultura en lugar de asfixiarla. Todo esto y mucho más es esta cantaora que ha cerrado la segunda semana de la II Bienal Canela de San Roque en el teatro municipal Juan Luis Galiardo, la más amplia de la programación. Quedan dos semanas de intenso Flamenco en este municipio campogibraltareño. Hasta ahora, se ha transitado por un camino de brillantes y seriedad. Que no pare.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios