La estantería 'Un bosque en el aire'. Para empezar las vacaciones con una gran carcajada literaria

  • El premio Barco de Vapor de este año nos introduce en una divertida comedia con tintes ecológicos

Ilustración de 'Un bosque en el aire'.

Ilustración de 'Un bosque en el aire'.

Borja es un chaval de doce años, algo repelente, un “pijo de ciudad”, que tiene a su padre en la bancarrota. Su rico abuelo, Don Leocadio Gómez de Lara, los puede salvar de tan malograda situación con una herencia en vida, pero hay una condición: reforestar el monte y los alrededores de Solana del Infante, son solo “cuarenta hectáreas”.

Unos diez mil árboles, más o menos, esperan ser plantados. ¡Todo un bosque! Son muchos árboles distintos, pero cada uno de ellos tiene una historia mágica: el olivo de la casa abandonada, la encina del columpio, el roble de los niños, el almendro de los enamorados. La plantación no puede tener ayuda externa, solo colaboraran los vecinos del pueblo. Todo esto ocurre por culpa de un sueño que ha tenido el abuelo con una bella bruja y su arácnida mascota.

En esta historia nos encontramos con un divertido mosaico de personajes, de diferentes edades, cultura y aficiones, pero con un objetivo común, “crear ese bosque mágico”. Me atrevería a definir como personajes berlanguianos: Don Manuel de Espinosa, alto y delgado como un espagueti, que además de ser el notario del abuelo es médico, mecánico y ornitólogo; Don Mariano, con su vista de halcón; Don Eustaquio y su salud de roble, cultivador de bonsáis y el tejedor más rápido de bufandas; Don Emilio, con su novia canadiense con la que chatea por internet; Doña Serafina, la pensativa filósofa del pueblo; La Señorita Katsumi, que es “una flor de loto entre tantos cardos borriqueros”; las hermanas Gutiérrez, que son las gemelas cachas de la localidad; Luisito, dueño del bar, y su hija Maripuri; Pascualín, el artista…

La lectura fluye con rapidez, es alegre y amena. Las descripciones y diálogos de los personajes son humorísticas, ocurrentes por el manejo de expresiones en inglés e ingeniosas por el uso del diccionario de María Moliner.

Un Bosque en el Aire es recomendable a partir de nueve años, pero los padres también se divertirán. Es una historia de superación, plantea una mejora de las relaciones familiares, del esfuerzo y la ayuda mutua de los vecinos, de la búsqueda de nuestros sueños.

Beatriz Osés es profesora de Educación Secundaria de Lengua Castellana y Literatura. Tiene múltiples premios literarios: Premio Internacional de Poesía Infantil Ciudad de Orihuela por El secreto del oso hormiguero, Premio de Novela Juvenil La Brújula por El cuentanubes, Premio Edebé Infantil por Soy una nuez, etc. También ostenta los premios de innovación educativa Joaquín Sama y Giner de los Ríos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios