Cultura

Rolling Stones, 50 años en la cima del rock and roll

  • Hoy se cumple medio siglo del primer concierto del grupo

Jamás podrían haber imaginado que llegarían tan lejos y durante tanto tiempo. Su intención, cuando comenzaron, era estar en funcionamiento un par de años y luego buscarse un trabajo decente, casarse e hipotecar sus vidas. Pero desde entonces han estado viviendo en el lado más salvaje de la vida, flirteando con el alcohol, las drogas y la cárcel. Como afirma el periodista Ignacio Juliá, comenzaron siendo un barco pirata que ha terminado convertido en un yate de lujo. Los Rolling Stones. Ellos son la historia viva del rock, sus máximos exponentes. Este año cumplen... medio siglo de existencia. 50 años. Cinco décadas. Aún están pensándose en si harán gira de celebración o no en 2012. Pero harán gira. No pueden vivir sin los escenarios.

En abril de 1962 Brian Jones, un guitarrista que lo mismo tocaba la marimba que el saxofón, puso un anuncio buscando músicos para formar un grupo de rhythm & blues. Respondieron un cantante, un tal Mick Jagger, y un guitarrista, Keith Richards. En los meses siguientes se incorporarían Bill Wyman, al bajo, y Charlie Watts, a la batería, además del pianista Ian Stewart. Hoy, 12 de julio, se cumple el medio siglo de su primer concierto, en la mítica sala del Soho londinense Marquee Club.

Adoraban una música apenas conocida en Gran Bretaña: la que hacían en Estados Unidos músicos negros de rock y de blues como Muddy Waters, Howlin' Wolf, Chuck Berry o B.B. King. Entonces era una música minoritaria que, tamizada por bandas inglesas de chicos rubios y sonrosados, sería seguida por muchedumbres de adolescentes histéricas.

Los Rolling Stones comenzaron siendo la antítesis de The Beatles. Mientras los de Liverpool eran unos chicos formales y divertidos, pulcramente vestidos y locos por las canciones de amor, los Rolling Stones aparecían desaliñados, con el pelo larguísimo para la época y pose chulesca. Sus canciones eran descaradamente machistas y provocativas. Curioso que, el mismo año en el que surgieron los Rolling Stones, se publicara la novela de Anthony Burgess La naranja mecánica.

El primer gran éxito que tuvieron a nivel mundial llegó en 1965, con (I can't get no) Satisfaction. A partir de ahí, no dejarían de estar en las listas de éxitos: 19th nervous breakdown, Paint it black, Let's spend the night together... Y elepés memorables como Aftermath o Beggar's Banquet.

En julio de 1969, el mismo mes en el que el hombre llegaba a la Luna, la tragedia se abatió sobre la banda: Brian Jones, que había sido despedido del grupo unas semanas antes por su adicción a las drogas y su incapacidad de subirse a un escenario, moría ahogado en la piscina de su casa. Con él se inauguraba la lista negra de los muertos del rock.

Jones fue reemplazado por el guitarrista Mick Taylor, que le dio al grupo un sonido nuevo y distinto y que haría que los Rolling Stones se convirtieran en la legendaria banda de rock que hoy es. Discos como Sticky fingers, Exile on Main Street o It's only rock'n'roll quedaron para la historia.

Taylor, sin embargo, no pudo resistir el ritmo de consumo de heroína de Keith Richards y decidió abandonar el grupo en 1975. Sería reemplazado por el guitarrista Ron Wood, con el que los Stones firmaron otro de sus discos fetiche: Some Girls. Era 1978.

Eran los tiempos de la eclosión del punk y los Stones entraron en un periodo de decadencia. Un par de años antes, Keith Richards fue detenido en Canadá con heroína y estuvo a punto de ir a la cárcel. Pero el juez fue indulgente con él a cambio de que dejara la heroína. Lo hizo, pero se convirtió en alcohólico. Los siguientes discos de los Rolling Stones, como Emotional Rescue o Dirty Work, no eran sino una autoparodia de su propio sonido.

En 1992, Bill Wyman decidió abandonar el grupo. Su puesto fue ocupado por Daryll Jones, aunque no como miembro oficial. Entretanto, el grupo se embarcaba en mastodónticas giras mundiales, con estadios llenos a rebosar y montajes espeluznantes.

El último disco de estudio de los Rolling Stones hasta la fecha es A Bigger Bang, publicado en 2005, y que ha devuelto a la banda a la senda de los tiempos de Exile on Main Street: rock potente y sin ambages. Caña en estado puro. Los Stones reconciliándose consigo mismos.

La publicación, hace un par de años, de la autobiografía Vida, de Keith Richards, en la que el guitarrista confesaba que lleva más de 20 años sin hablar con Jagger de tú a tú, abrió unas heridas que ahora comienzan a cicatrizarse. Al fin y al cabo, son los Rolling Stones, la mayor banda del mundo. Y adoran el escenario.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios