música

'Lo Malo' llega a América Latina

  • El éxito compuesto por la algecireña Brisa Fenoy para Operación Triunfo cruza el charco con un remix en el que la argentina Tini y la colombiana Greeicy se unen a Ana Guerra y Aitana

Brisa Fenoy, en el concierto que ofreció la semana pasada en AlCultura. Brisa Fenoy, en el concierto que ofreció la semana pasada en AlCultura.

Brisa Fenoy, en el concierto que ofreció la semana pasada en AlCultura. / erasmo fenoy

Lo Malo, la canción que se ha convertido este año en España en un hito feminista que ha roto todos los moldes del reguetón, acaba de dar el salto a Latinoamérica con un remix en el que la argentina Tini y la colombiana Greeicy se unen a las intérpretes españolas Ana Guerra y Aitana. Su compositora, la algecireña Brisa Fenoy, se muestra feliz de que su mensaje de empoderamiento de la mujer rompa fronteras y llegue también al otro lado del Atlántico.

"No es tendencia, es urgencia", dijo en entrevista con dpa sobre el texto de la canción que destaca a una mujer fuerte en tiempos de violencia de género, sexismo y desigualdad social.

La canción supone el principio del cambio de idea que se tiene del reguetón en España

"Tengo claro que no me voy a fijar /En un chico malo no, no, no/ Pa' fuera lo malo no, no, no", dice el pegadizo estribillo, al que preceden estrofas de liberación femenina: "Voy a salir/No más fingir/ No más servir".

Acababa de comenzar 2018 cuando España escuchaba por primera vez esta canción de estilo urbano-latino con base de reguetón que aspiraba a representar al país en el certamen de Eurovisión, interpretada por dos participantes del popular concurso Operación Triunfo. No consiguió ese objetivo, pero desde el principio quedó claro que sería uno de los temas que marcaría el año y no sólo por sus logros musicales: pronto se situó en primer lugar en la plataforma musical Spotify y alcanzó el sexto puesto en la versión internacional.

Pero además, menos de dos meses después de su lanzamiento se convertía en una especie de himno de la gran huelga general y manifestación feminista del 8 de marzo en Madrid, una de las mayores del mundo este año. Muchos de los mensajes que se leían en las pancartas reivindicativas en la capital española no eran si no estrofas de la canción: "Pero si me toca, toca, tócame/Yo decido el cuándo, el dónde y con quién".

Con su reciente salto a América Latina, acaba de romper un nuevo límite hacia su expansión internacional. "El remix latino es más bailongo y me gusta que se unan las mujeres", destaca Brisa (Algeciras, 1991) sobre la interpretación ahora a cuatro voces de su tema estrella.

Martina Stoessel, toda una celebridad en Argentina y en parte del mundo por su papel de Violetta en Disney Channel y la colombiana Greeicy Rendón, famosa en su país por la serie Chica Vampiro, son la receta para popularizar en América Latina un tema que ya ha abierto una brecha feminista en el reguetón que se hace en España.

El mensaje de Lo Malo podría suponer el principio del cambio de idea que se tiene del reguetón y el trap latino en España, "que con frecuencia envían mensajes denigrantes, represores o que al menos sexualizan y presentan a la mujer como un mero objeto", opina la compositora, que además es productora, intérprete y modelo.

"Creo que hay mucha gente que quiere este tipo de mensajes. Puede ser una ruptura de esquemas, una brecha que abre el camino y deja entrar un cambio de mentalidad a la gente que hace música", señala la andaluza, que se declara abiertamente feminista.

Ya está pasando: los nuevos temas que están presentando los artistas que han salido de Operación Triunfo, que ha tenido un gran éxito en España, están enviando mensajes reivindicativos y de empoderamiento femenino. Es el caso de Mimi, Aitana o Ana Guerra.

Precisamente ésta última, que está comenzando ahora su carrera, fue objeto de numerosos titulares en España al afirmar en una entrevista que no actuaría con el cantante colombiano Maluma si éste la llamara. "Es una cuestión de principios (...) Sé que es un grande la música, pero jamás voy da denigrar a una mujer", alegó al ser preguntada al respecto en un programa de televisión.

El golpe a Maluma, muy criticado por las letras de su algunas de sus canciones, consideradas sexistas y machistas, desató una ola de aplausos en Twitter bajo el hashtag "#AnaWarSiMeRepresenta", que se convirtió en trending topic en España.

Sin embargo, Brisa Fenoy no es tan tajante. "Me parece positivo no contribuir a la denigración de la mujer si es que Maluma lo ha hecho, pero lo hacen muchos más. Me parece mal que sólo se criminalice a Maluma. Hay muchos otros peores que son celebrados como héroes. Pero España la ha tomado con Maluma". Aunque la propia Brisa reconoce que a ella también le costaría hacer una colaboración "con un chico malo".

La artista considera que gran parte de la culpa de la demonización del reguetón y el trap latino la tiene el imperio de los hombres heterosexuales en esa industria, que obligan a cumplir unos criterios para entrar en la rueda del éxito.

"Así, son ellos las que hipersexualizan a las cantantes, a quienes se obliga a bailar mucho y enseñar mucho, algo que no se exige a los hombres, que pueden aparecer sin bailar, sin enseñar el torso o las piernas o vestidos con chándal (mono deportivo) y deportivas", critica.

La lucha por los derechos de la mujer no es, sin embargo, la única causa de esta joven modelo que consigue un gran efecto en sus videoclips con sus looks originales y únicos. Desde que comenzó a componer con sólo 12 años, sus canciones hablan de cambiar el mundo, del "genocidio mundial de la migración", las guerras o su resistencia a convertirse en la chica perfecta que la sociedad esperaba de ella.

"La música es mi terapia para afrontar lo que me indigna, lo que me duele y acontece en el mundo", dice Brisa, que se considera sólo "un eslabón en una cadena de personas de todos los ámbitos para mejorar las cosas y despertar conciencias".

Un activismo que le viene de familia: un padre anarcosindicalista y activista social, un hermano fotoperiodista -miembro de la plantilla de Europa Sur- y su Algeciras natal como centro neurálgico de las llegadas de inmigrantes a España, su último trabajo versa en torno a la migración. Su tema Jericó habla de aquellos que cruzan el estrecho de Gibraltar. Y ahora ha saltado al mundo del dice para dar voz en un documental a los protagonistas del viceoclip.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios