Cultura

La Fundación Biacs tiene diez días para justificar la ayuda del Estado

  • El Ministerio de Cultura reclama a los responsables del proyecto "documentos probados" que acrediten el uso de la subvención de 2009 · De no aportar justificantes, "tendrá que reembolsar" la cantidad, 95.000 euros

El asunto de la justificación de la subvención recibida por la Fundación Biacs (Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla) en las partidas estatales sigue trayendo cola, pues lejos de que este tema caiga en el cajón de los olvidos, en estos tiempos de recortes y austeridad impuesta, las cuentas públicas se miran, si cabe, con mayor minuciosidad y escrúpulo que nunca.

No debe sorprender, por tanto, que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte haya reclamado de nuevo a los responsables del proyecto de arte contemporáneo el envío, en el plazo de 10 días días desde la recepción de la notificación, de "documentos probados que acrediten que los fondos asignados en la subvención nominativa de 2009", esto es, recibos y facturas que justifiquen que el dinero recibido -95.000 euros, como adelantó Diario de Sevilla-, "han sido destinados para el fin para el que fueron solicitados". O lo que es lo mismo, que la Fundación pruebe que la ayuda fue a parar a la puesta en marcha de la Biacs 2010 (en teoría, una cuarta edición que nunca se llegó a desarrollar) y no a otros fines puesto que, indican desde el Ministerio, "no ha justificado debidamente" la ayuda. De lo contrario, explica un portavoz de la Dirección General de Bellas Artes del departamento que dirige José Antonio Wert, "el beneficiario de la subvención habrá de reembolsar la cantidad en el plazo y condiciones que establece la legislación". En el caso de que la Fundación Biacs no acepte este procedimiento y, agotada la vía administrativa, el caso sería llevado ante el juez.

Esta reclamación es la consecuencia de la notificación publicada el pasado 26 de mayo en el Boletín Oficial del Estado una vez que se han agotado "los 15 días reglamentarios para realizar alegaciones", continúa la misma fuente ministerial. Cabe recordar que se realizó esta solicitud a través de la publicación estatal porque el Estado intentó "sin efecto el requerimiento por correo certificado en dos ocasiones", al domicilio de la Fundación, en la Avenida del Descubrimientro 14, en la Isla de la Cartuja.

Este medio ha podido saber que la última carta remitida por el Ministerio fue enviada a la actual sede del patronato de la Fundación Biacs -calle Padre Marchena-, dirección donde tuvieron lugar las últimas reuniones de los patronos el pasado septiembre, en un tiempo en el que todavía se trabajaba por continuar con la vida de este proyecto.

En respuesta a la información que publicó en su día Diario de Sevilla, fuentes del patronato de la Biacs que pidieron a este medio mantenerse en el anonimato argumentaron que "la subvención estaba justificada" y que "seguramente el Ministerio debió coger un dossier antiguo con el cambio de personal [por el relevo en el Gobierno central]", una razón tan vaga como las intenciones actuales de las distintas administraciones y antiguos colaboradores por reflotar este proyecto. Una iniciativa que, en palabras de Fernando Franco, ex presidente de la Fundación y actualmente en el patronato de la entidad, "nació con el pie torcido", según declaraciones recogidas por El País. Eso sí, si el proyecto se gestó con deficiencias, no menos errática ha sido una gestión que, según las cuentas de Franco, se precipitó hasta los dos millones de euros de deuda: tres préstamos contraídos por un total de 770.000 euros y más de 1.250.000 en concepto de impagos a proveedores y empresas de servicios.

La deriva del proyecto tiene su cara más visible en su web, con un apartado de noticias que remite a 2006, año en el que todavía vivíamos en un país que se creyó rico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios