Cultura

El Fandi corta tres orejas y gran tarde de El Juli

  • La corrida de Núñez del Cuvillo dio un buen juego y el mayoral salió a hombros junto al torero granadino

El diestro granadino El Fandi salió a hombros del coso de la Misericordia junto al mayoral de Núñez del Cuvillo después de cortar tres orejas a una importante corrida, cuyo sexto ejemplar fue objeto de una merecida vuelta al ruedo. Sin embargo, lo más importante lo realizó El Juli tanto con el faenón a un primero de mucho fondo aunque de justa fortaleza como con una faena de poder y gran capacidad el encastado y geniudo cuarto. Al primero lo administró durante los primeros compases de la lidia, y lo rompió por abajo desde la segunda serie con la muleta sobre todo por el pitón derecho amén de dos series muy buenas al final con la izquierda. Al final, se adornó con torería y variedad y pese a dejar una buena estocada, el animal tardó en caer y tuvo que descabellar Julián, enfriándose el público. El cuarto desarrolló genió de primeras pero que encontró a un torero muy capaz que lo aplacó de inmediato sometiéndole una barbaridad, empapándolo de muleta. Una estocada corta y algo desprendida, le quitó el segundo trofeo.

El Fandi dio las mejores verónicas, encajado y muy templado recibió con la capa al tercero, un toro bueno, aunque con las fuerzas justas también por lo que prácticamente lo dejaron crudo en el caballo. No obstante, el animal exhibió calidad. Espectacular en banderillas e irregular con la muleta, Fandi, que intercaló pasajes efectistas, con otros donde trató de torear en redondo sin la limpieza deseada. Buena estocada.

Al bravísimo sexto, se lo dejó también crudo en el caballo, y anduvo a buen nivel con la muleta, templado al principio y dejando naturales buenos y dos series más que estimables con la derecha para luego cambiar el guión por otro más efectista que le asegurara el triunfo frente a un animal que no se cansaba de embestir humillado. Hizo el amago Fandi de pedir el indulto al palco, que desatendió la petición y le envió un recado. Estocada caída y dos orejas.

El Cid toreó despacio con la capa a su primero, quitó por delantales y replicó por verónicas a un Fandi que mezcló chicuelinas, con tafalleras y gaoneras. El toro llegó algo rebrincado al último tercio, aunque tampoco El Cid le cogió el aire, muy periférico el torero y sin acabar de hacerse con la embestidas. El quinto fue un toro de fondo muy bravo con el que el torero alternó intermitencias también aunque queriendo más que con el primero. No logró que la faena tomara la altura que el toro parecía proponer. Hubo series de muletazos muy buenos aunque se inclinó rápido por el toreo accesorio y de recursos más que por seguir cuajando al toro por abajo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios