Cultura

Esteban Gallego, homenajeado por Artis 7, defiende el valor del corto

  • El cineasta sanroqueño recibe el tributo por sus más de 40 años de trayectoria Sus proyectos de futuro respetan la esencia fílmica

Esteban Gallego es uno de los grandes precursores de la pasión por el cine, no sólo en el Campo de Gibraltar, sino en Andalucía. Artífice de la Semana Internacional del Cortometraje de San Roque, ayer estuvo en Algeciras hablando de sus más de 40 años de dilatada carrera cinematográfica con más de una veintena de títulos a su espalda. Lejos de considerarlo un homenaje, el sanroqueño recibió con cariño este encuentro impulsado por la asociación Artis 7 en el auditorio Millán Picazo, siendo arropado por aficionados al séptimo arte, además de familiares y amigos.

Agradeció este gesto de Artis 7, siendo además un colectivo dedicado al cine. Reconoció que son más de cuarenta años de trayectoria que fueron resumidas con la proyección de dos trabajos. La mitad y el doble, que fue uno de los primeros que dirigió y Éxodo, que ya es el penúltimo trabajo que se estrenó en San Roque en 2014, porque ya tiene puesto el punto de mira en otro trabajo cinematográfico.

Gallego recordó que fue uno de los que empezaron a mover el cine en Andalucía. De hecho curiosamente el pasado lunes estuvo en un acto dentro del Festival de Cine Español de Málaga en el que se proyectó el documental Rodando en andaluz, siendo un reconocimiento de todos aquellos que empezaron a generar este arte en la comunidad en los años 60, 70 y 80, "cuando era prácticamente imposible rodar un solo metro de película".

Hizo hincapié el cineasta en las diferentes que hay en el mundo del cine desde que empezó a la actualidad. Ha habido cambios en todo, no sólo en la técnica, también en la dinámica. "El cine en general, lo que es la base ha cambiado prácticamente nada, lo que sí ha cambiado son los procedimientos técnicos porque la planificación sigue siendo la misma", destacó.

La Semana del Cortometraje de San Roque es un ejemplo de estos cambios vividos, ya que de forma "obligada" por las circunstancias se tuvo que abrir el abanico al digital. "Dentro del mundo de la imagen te tienes que quedar con lo que hay y sino te dedicas a otra cosa". Lamentó que la industria va por ahí y "lo que hay es lo que hay", de hecho reconoció que hoy con la cámara de un móvil se puede hacer un corto, pero matizó que "hay mucha distancia entre eso y hacer una película o un cortometraje". Defendió como democrático y aperturista que todo el mundo tenga acceso a las cosas y expresarse, si bien reconoció que "todo el mundo no es Luis Buñuel ni Spielberg. Cualquiera te cuela un vídeo y se cree que ha hecho una obra maestra".

Gallego posee más de una veintena de trabajos cinematográficos, todos de ellos cortometrajes. Aunque ahora está jubilado, dejando las riendas de la dirección de la Semana del Corto de San Roque, no está entre sus expectativas dirigir un largometraje. "Todavía se sigue manteniendo la idea de que el cortometraje es una academia o un trampolín", reseñando que está en contra de eso: "el cortometraje es un género cinematográfico en sí mismo, hay que trabajarlo como tal".

Por otro lado, destacó en torno a su futuro que "lejos de unirme a las nuevas tendencias técnicas, al revés, he vuelto al pasado, estoy filmando como siempre en Súper 8 y 16 mm. Como siempre he hecho lo que me ha dado la gana, nunca he tenido subvenciones de nadie, siempre he hecho lo que he querido y como he querido. He sido libre y a estas alturas de mi vida no voy a cambiar. No me ha ido mal, no soy ni famoso ni he estado en la alfombra roja de San Sebastián ni de Berlín, pero nunca me ha preocupado".

El acto, que contó con la colaboración de la Autoridad Portuaria de Algeciras, tras la proyección acogió una mesa redonda donde se rindió el merecido homenaje al cineasta campogibraltareño, ex director del Festival del Cortometraje de San Roque, desde sus orígenes, y una persona esencial en el panorama cinematográfico de la comarca.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios