Cultura

Judi Dench conquista la Mostra de Venecia de la mano de Stephen Frears

  • La actriz cosecha los mayores aplausos de la presente edición del festival por su excelente trabajo en 'Philomena'

Judi Dench deslumbró ayer en Venecia con su tierna, sutil y brillante interpretación de Philomena, un papel que debería darle con justicia la Copa Volpi a la mejor interpretación femenina de la Mostra, en cuya competición oficial participa este filme, dirigido por Stephen Frears. El filme recibió el más fuerte y prolongado aplauso logrado hasta el momento por una película de la competición oficial de esta edición de la Mostra y Dench, que esta espléndida, fue recibida con una fuerte ovación a su llegada a la rueda de prensa, donde señaló con humildad que su principal preocupación no era su estado emocional sino el del personaje que interpretaba.

"Intento ayudar contando su historia", afirmó la actriz, que consideró una "gran responsabilidad interpretar a alguien que está vivo", en este caso a Philomena, una mujer irlandesa que en su adolescencia queda embarazada y acaba en un centro para chicas descarriadas en el que dan en adopción a su hijo. Cincuenta años después, la mujer decide confesarle su gran secreto a su hija y comienza la búsqueda del hijo perdido acompañada por un periodista, exportavoz del Gobierno británico, un personaje tan inteligente como irónico al que da vida Steve Coogan, también coguionista y productor.

La verdadera Philomena "es muy divertida e increíblemente viva y nos entendimos muy bien. Creo que tenemos un sentido del humor similar", señaló la actriz, de 79 años y ganadora de un Oscar como secundaria por Shakespeare in love. Tranquila y pausada, la veterana actriz quiso dejar todo el protagonismo a la Philomena real y reducir la importancia de una interpretación excepcional, que llevó a Frear a decir: "cuando no trabajas con ella es cuando tienes problemas". Un Frears de pocas palabras, que bromeó constantemente con Coogan, especialmente en lo referente a la posible reacción contraria de la Iglesia Católica por su papel como responsable del centro en el que es internada la joven y donde le quitan a su hijo. "Era un asunto muy interesante y sabía que podía ser controvertido, pero lo que me interesaba era lo complejo que es", explicó Frears.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios