Cultura

El Cordobés y Manzanares, a hombros en la Feria de Huesca

  • El Cid pasea un trofeo. El encierro de Algarra resulta manejable y de buen juego

El Cordobés y José María Manzanares abrieron ayer la Puerta Grande de la plaza de toros de Huesca, en la corrida más entretenida de lo que se lleva de feria tras cortar dos y cuatro orejas, respectivamente. Un festejo que estuvo marcado positivamente por el manejable juego que dieron los toros de Luis Algarra. El Cid cortó una oreja.

Manzanares obtuvo los dos apéndices del tercero, en una faena de mucha estética, personalidad y profundidad, que supo rematar de una gran estocada. El quinto sufrió una fea voltereta y el alicantino tiró más de raza, en una labor algo más intermitente que volvió a rematar de otro espadazo.

Le acompañó a hombros El Cordobés, que toreó templado por ambos pitones al burraco que abrió plaza, un ejemplar colaborador que le pegó un puntazo corrido en la parte anterior de la pierna derecha. Tras ser atendido en la enfermería, salió a matar al cuarto alq ue le cortó otro apéndice.

Respecto a El Cid, paseó un trofeo de su primero, que aunque tenía calidad resultó tardo, en muletazos de uno en uno. El segundo tuvo las fuerzas más justas y distraído, con el que hizo un esfuerzo que no remató con la tizona y perdió el trofeo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios