Cultura

'Coordenadas' reivindica la vigencia de las "distancias cortas"

  • Juan Luis Pineda, Alejandro Luque y David León se unen en un nuevo proyecto musical

El origen del proyecto Coordenadas, cuentan sus implicados, está en el disco Olla de grillos, que grabaron hace ya diez años. Alejandro Luque, Juan Luis Pineda y David León vuelven a reunirse ahora, "cuando ya la industria se ha hundido y estamos todos más viejos y cansados".

"Coordenadas -dice el escritor Isaac Rosa en la presentación de su nuevo disco- es, otra vez, madurez, riesgo, poesía, inteligencia y felicidad". Coordenadas es, también, el nombre de la primera canción de este trabajo, y brinda "el hilo conductor de todas las canciones, que hablan de encuentros y desencuentros -comenta Alejandro Luque, letrista del proyecto-. Es cierto que estos tiempos parecen exigir beligerancia y consigna. Pero creemos que hay gente que ya hace esto muy bien, y nos interesaba hablar de la manera de encontrarse de la gente".

"En esta época -continúan-, llamamos amigo a una foto del Facebook, y hablar a mandar iconos. Así que creemos que es necesario reivindicar el encuentro físico y espiritual. El intimismo en tiempos como los actuales tiene vigencia porque las transformaciones globales que se puedan vivir pasan por actitudes individuales".

"Somos bastante contrarios a la exhibición de las redes sociales -apunta Juan Luis Pineda-, y promovemos el ponerte delante de personas de verdad, que tú eliges y encuentras. Preferimos las distancias cortas, las mesas de café o las casapuertas, a los escaparates".

Para sus creadores, Coordenadas suena como "si Jeff Buckley invitara a grabar a Fito Páez": un trabajo que bebe de muchas fuentes "y que no quiere ser fiel a ninguna". Así, aunque todos ellos vienen de la canción de autor, afirman haber querido huir de la etiqueta, por eso es posible encontrar "muchos elementos que no tienen nada que ver y muy ajenos a la trova clásica: jazz, pop, rock, electrónica... También porque nosotros escuchamos de todo, y eso se traduce a la fuerza en lo que haces".

Los nueve temas de la producción, a cargo de David León, dan como resultado un trabajo algo callejero y nocturno. "Es muy urbano, en ese sentido -indica Pineda-. Una y otra vez, lo que se reivindica es la necesidad de encontrarnos y, a partir de ahí, ya todo es posible. Incluso un mundo mejor. El movimiento no es posible sin un encuentro previo: a partir de ahí es cuando se busca una dirección".

Dos lustros después de su primer encuentro, los integrantes de Coordenadas se han encontrado con el mercado de la música desmantelado. "Por eso mismo -explican-, sólo distribuiremos el disco a través de las webs y de los conciertos", que plantean, o bien en formato banda, o bien con actuaciones intimistas, en locales pequeñitos, muy escogidos, casi familiares: "Somos también conscientes de que la oferta ha estado muy masificada y buscamos cómplices casi más que público".

De todo este proceso se ve precisamente un rastro en uno de los temas del disco, Viaje a ninguna parte: un tema con "mucha ironía, porque venimos de un tiempo en el que se ha hablado mucho de éxito, del triunfo... Del culto a ese tipo de cosas, que siempre nos ha dado mucho coraje -comenta Alejandro Luque-. Queríamos ironizar sobre eso y reclamar el arte por el arte, subrayando también que el verdadero éxito está en hacerlo. De hecho, sacar este disco es como coronar el K-8. Lo que traiga esto será bienvenido, pero siempre hemos huido de esa ambición por el éxito y la obsesión por figurar en todas partes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios